jueves, 31 de enero de 2008

revista digital macedonio belarte - año III - n° XXIX - enero 2008


AGOSTO DE 1999

La querella hispánica de Borges

por David Huerta


Jorge Luis Borges mantuvo a lo largo de su vida una relación ambigua con la cultura española. Admirador de Cervantes y Quevedo, no soportaba la "filosofía de lo hispánico" que encarnaba Menéndez y Pelayo. Este texto es un recorrido por las distintas estaciones de esa célebre disputa.
En sus apuntes autobiográficos de fines de los años sesenta, escritos en inglés "with Norman Thomas di Giovanni", Jorge Luis Borges cuenta que de niño, en la biblioteca de su padre, leyó Don Quijote de la Mancha. El hecho no tendría nada de notable, si no fuera por la siguiente nota peculiar:Borges leyó el Quijote en una traducción inglesa y luego, ante el texto español de Miguel de Cervantes, le sucedió nada menos que esto: "When later I read Don Quixote in the original, it sounded like a bad translation to me". Ante la disyuntiva de los idiomas que se hablaban en su casa, el inglés y el español, Borges no titubea: prefiere el inglés de su abuela paterna, Fanny Haslam. Quizá fue el idioma que tuvo más importancia en su pródiga vida de lector; como escritor, en cambio, Borges eligió de manera diferente y se "resignó" al mero español. Unos párrafos más adelante, en esas mismas páginas autobiográficas, habla de sus primeros intentos narrativos. Entre esos textos, ahora perdidos, figuraba una imitación cervantina: "a rather nonsensical piece after the manner of Cervantes, an old-fashioned romance". El título de esa composición era "La visera fatal". Probablemente, suponemos, fue escrita en la estela de las Novelas ejemplares o siguiendo el modelo de algunas de las historias insertadas en la "Primera Parte" del Quijote ("El curioso impertinente", la "Historia del cautivo").

En aquellas lecturas cervantinas infantiles, en esos dos momentos de la niñez de Borges, están, como en cifra, las "dualidades funestas" de su actitud ante España: lo que en estos renglones llamamos la dilatada querella hispánica de Borges, que ocupó prácticamente toda su vida (1899-1986) y que constituye, por sí sola, una de las estribaciones más interesantes, provocativas, arbitrarias y apasionadas de su quehacer, de su vida y de su trabajo literario. En ella figuran, entre otros, Américo Castro, José Ortega y Gasset, Gerardo Diego, Miguel de Unamuno, Federico García Lorca, Rafael Cansinos-Assens y los escritores de los llamados siglos de oro de la literatura española. Estos apuntes sobre esa querella no aspiran a zanjar definitivamente ninguna cuestión sino, nada más, a delinear una serie de temas posibles de discusión y de reflexión histórica, crítica y literaria en torno a Borges.


La dualidad o dualidades de la actitud borgesiana ante la tradición hispánica son más o menos fáciles de descubrir en sus libros, en las declaraciones de las innumerables entrevistas que concedió (dentro del moderno arte de la entrevista sólo Igor Stravinski se compara con él en inventiva verbal, ingenio y agudeza), en algunos textos de ocasión. Por un lado, el gusto por un puñado de escritores (Quevedo, Cervantes, Saavedra Fajardo, Torres Villarroel, la poesía de Góngora); por otro, una impaciencia apenas disimulada ante lo que él entendía, muy quevedianamente, como el modorro español, es decir, según ciertas líneas en las que se dibuja una reducción caricatural, la imagen pasiva de un tipo o de una idiosincrasia, y su trasunto intelectual: la haraganería para pensar, tratar con abstracciones, hacer filosofía, la "sueñera mental"; en alguna medida, de manera implícita, la pobreza de la ciencia española. Que esto sea cierto o no, poco importa; lo que interesa aquí es que Borges creyó por largos años en la realidad o veracidad de esas imágenes. Esa convicción determinó durante décadas su actitud ante España. Nadie se ha ocupado con mayor lucidez de estos aspectos del pensamiento y de las actitudes de Borges que el pensador colombiano Rafael Gutiérrez Girardot, en su ensayo interpretativo de 1959 en torno de la obra borgesiana.Entre el "fatigoso refranero de Sancho" (Borges, 1956) y la nobleza estoica de Quevedo, el escritor argentino optó decididamente por la segunda y mantuvo una admiración indeclinable por la prosa y por la poesía de éste —admiración de la que no estuvieron ausentes ciertos razonables reparos, como veremos más adelante. Sancho, Quevedo: figuras polares de una larga discusión borgesiana. Esa querella no era simple, de ninguna manera; lejos estaba de constituir un mero contraste de blanco y negro. No era como si Borges dijera "estoy en contra de aquello" (lo español literario, lingüístico y filosófico) y "a favor de esto" (mis propias ideas). Dentro de él combatían simpatías y diferencias ante España, su herencia, su lengua, su historia y sus escritores.




Había un Borges cervantófilo y otro impaciente con el "humilde estilo" (la expresión es, no lo olvidemos, de Alonso Fernández de Avellaneda) del "ingenio lego" que imaginó la fábula del hidalgo manchego y su escudero rústico. Según se sabe, Miguel de Cervantes era un veterano de guerra —y por añadidura, mutilado—, un "soldado fanfarrón"; o, según la conocida expresión de Plauto, un miles gloriosus —basta leer el autorretrato en el prólogo a las Novelas ejemplares—, y por ese rasgo el combatiente de Lepanto le inspiraba a Borges una admiración sincera. En la propia familia de Borges hubo uno que otro ejemplo de miles gloriosus; para no ir muy lejos, su abuelo paterno, Francisco Borges. (Sobre este tema escribió un buen ensayo Ana María Barrenechea: "JLB y la ambivalente mitificación de su abuelo paterno", Nueva Revista de Filología Hispánica, 1992.) Algunos poemas sobre sus antepasados militares confirman estos sentimientos. La cervantofilia de Borges, entonces, comienza en la infancia con "La visera fatal" y culmina provisionalmente, en los años treinta, con "Pierre Menard, autor del Quijote", algunos poemas —en versos clásicos, en prosa— y unos cuantos textos interesantes por su tema y por sus ideas, como el prólogo que escribió a las Novelas ejemplares en 1946. La cervantofobia se manifestó de varias maneras, como en ese disgusto ante la "mala traducción" quijotesca; pero sobre todo en esa mal reprimida irritación de Borges ante la rudeza estilística de Cervantes: consta en el breve ensayo de 1930 titulado "La supersticiosa ética del lector".En el epílogo de Siete noches, Roy Bartholomew proporcio-na la siguiente noticia sobre la biblioteca doméstica de Borges: "En su biblioteca, espejo de sí mismo como lo fue la de Montaigne, hay pocos autores de lengua española: Quevedo, Gracián, Cervantes, Garcilaso, San Juan, Fray Luis, Saavedra Fajardo, Sarmiento, Groussac, Alfonso Reyes, Pedro Henríquez Ureña". Son siete autores españoles de los siglos XVI y XVIIi; los restantes son escritores del siglo XX latinoamericano: dos argentinos (uno de los cuales es franco-argentino, Groussac), un mexicano y un dominicano. La imagen que reflejaba ese "espejo de sí mismo" que era su biblioteca era la de un "argentino desganado" ante España y ante la literatura española.

El orden que le da Bartholomew a esa lista parece razonable: un grupo de siete, dos grupos de dos. La primera parte de la enumeración corresponde a autores clásicos del pasado renacentista europeo; en la segunda —los cuatro latinoamericanos—, hay escritores que Borges conoció personalmente y estimó, como Henríquez Ureña y Reyes; es ampliamente conocido el entrañable tema borgesiano de la "repetición de los destinos" en el caso de Paul Groussac, director ciego, también, como Borges años después, de la Biblioteca Nacional (léase el "Poema de los dones"). En el grupo de los españoles, hay tres o cuatro autores que son claramente poetas: Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León y San Juan de la Cruz. Francisco de Quevedo es admirado por Borges tanto por su poesía cuanto por su prosa. De la cervantofilia y de la cervantofobia en Borges ya me ocupé líneas arriba, aunque haya que volver siempre sobre esos temas para discernir en ellos el pensamiento de Borges ante España (y ante los cervantistas, filólogos y lingüistas, como Américo Castro). El enredado y pomposo jesuita Baltasar Gracián, pontífice del conceptismo, lo irritaba y lo impacientaba —se burló abiertamente de rasgos que consideraba francamente ridículos de su prosa; pero le interesan la geometría de su pensamiento y el barroquismo de su expresión. Siente, en cambio, una viva simpatía por Diego de Saavedra Fajardo, preceptista de estilo notable, autor fuera de la zona central del canon "áureo".En la República literaria de Saavedra Fajardo, Borges encontraría una admirable vena irónica y satírica que luego continuaría explorando en sus lecturas quevedianas. Borges no ignoraba el quemante talante satírico, a menudo brutal, de Francisco de Quevedo, que le valió el sobrenombre de "Juvenal español"; pero prefería, evidentemente, sobre el retratista de Escarramán "en chirona", al poeta reflexivo que conocía bien a Séneca y se había carteado con Justo Lipsio. Es lícito suponer que prefería la reposadamente caricatural República de Saavedra Fajardo al desvencijado Olimpo —violento, sucio, estridente— de La hora de todos.La lista de Roy Bartholomew no incluye a otro Diego español —pero éste del siglo XVIii— leído por Borges desde la juventud: Torres Villarroel, uno de los más fervientes quevedianos que ha habido, cuya Vida es uno de los grandes libros de la picaresca española (en su caso, picaresca de no-ficción).


Consta esa admiración en el rechazado libro Inquisiciones, de 1925, reeditado en 1993 por María Kodama: un ensayo sobre Torres Villarroel abre la serie de aquellos viejos textos juveniles de los que Borges renegaría.Una de las más intrigantes lecturas borgesianas es la Epístola moral a Fabio, el poema estoico del capitán Andrés Fernández de Andrada, que Borges consideraba el más bello de toda la literatura española y al que se refería como obra del "Anónimo Sevillano". El poema de Fernández de Andrada fue atribuido a otros poetas, como el menor de los Argensola y Francisco de Rioja. Sobre su autoría hubo incertidumbre durante siglos, de ahí lo del "Anónimo Sevillano"; hasta que en el siglo XX Dámaso Alonso en España y Salvador Cruz en nuestro país anudaron los últimos datos biográficos —por cierto, mexicanos o novohispanos— sobre el capitán poeta, y zanjaron para siempre, aclarándola con plenitud, la cuestión de esa autoría. Aunque hubiera podido enterarse de esas investigaciones, a Borges le gustaba referirse así, como el Anónimo Sevillano, al autor de la Epístola moral a Fabio. De la Epístola le gustaba citar esa invocación exclamativa, estoica, a la muerte: "¡Oh muerte!, ven callada/ como sueles venir en la saeta..."Otra saeta célebre de la poesía española elogió Borges: la del soneto gongorino que comienza así: "Menos solicitó veloz saeta..." "Silban las eses como silba la saeta en el aire", escribió, entusiasmado, Borges. Ante la poesía de Góngora su actitud cambió radicalmente, desde los años veinte de la militancia ultraísta —pero ¿no era el ultraísmo una de las posibles consecuencias "naturales" del gongorismo?—, hasta su madurez y su fecunda ancianidad, con menos cambios graduales que en el caso de otros escritores españoles. La sola excepción a ese cúmulo de opiniones cambiantes es Francisco de Quevedo (de quien llegó a decir que era "menos un hombre que una dilatada y compleja literatura"), su ídolo desde siempre. No se le ocultaban los excesos retóricos quevedianos, sin embargo. Al comentar la Política de Dios, por ejemplo, Borges anota lo siguiente sobre algunos procedimientos demostrativos de Quevedo: "El asombro vacila entre lo arbitrario del método y la trivialidad de las conclusiones". Para agregar, de inmediato, su idea fundamental —varias veces repetida por él en diferentes textos— acerca del genio verbal del Señor de la Villa de la Torre de Juan Abad: "Quevedo, sin embargo, todo lo salva, o casi, con la dignidad del lenguaje". Ese casi parecería guardar una última cautela ante el escritor admirado. Borges no tiene reparos siquiera parecidos ante un autor tan semejante a Quevedo como Sir Thomas Browne. El célebre cuento "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" junta con toda deliberación a estos dos grandes retóricos, decisión en la que apenas se disimula, por la trabajada contigüidad, un juicio apreciativo; "Tlön..." concluye con Borges en Adrogué "revisando [...] una indecisa traducción quevediana (que no pienso dar a la imprenta) del Urn Burial de Browne".

Dos textos ilustran inmejorablemente la querella hispánica de Borges: "Las alarmas del doctor Américo Castro", del libro de 1952 titulado Otras inquisiciones, y la "Nota de un mal lector", escrita en enero de 1956 a propósito de la muerte de José Ortega y Gasset. Los grandes temas de la querella habían sido ya perfilados en 1928 en el libro El idioma de los argentinos, donde Borges afirma, con una contundencia de la que luego se arrepentiría, lo siguiente: "Difusa y no de oro es la mediocridad española de nuestra lengua". La impaciencia de Borges ante los españoles —la lengua española, la historia hispánica—, el casticismo provinciano y el academicismo ultramontano es, en medida considerable, una justificada irritación ante el "colérico reivindicador" de la hispanidad católica: Marcelino Menéndez y Pelayo. Borges parece ver en Américo Castro —cervantista estimable— un trasunto de aquel otro temible y obcecado erudito que, como pocos, y para decirlo borgesianamente, fatigaba infinitas bibliotecas para reconstruir la historia; y más todavía cuando Castro se ocupa —en mala hora lo hizo— del español que se hablaba y escribía en Buenos Aires alrededor del año 1940.Ninguna glosa o resumen le haría justicia a "Las alarmas del doctor Américo Castro": es una breve, concisa, perfecta y fulgurante pieza de ironía literaria, de sarcasmo y de crítica. El tema es un libro de Castro de "cacofónico título": La peculiaridad lingüística rioplatense y su sentido histórico, de 1941. Admira uno enormemente, al leer el texto, a Borges; al mismo tiempo, lamenta su violencia descomedida. El ataque al meritorio hispanista, a quien tanto debe la erudición moderna en el campo de los estudios histórico-literarios, es demoledor. Concluye con una nota de una malicia suprema: "En la página 122, el doctor Castro ha enumerado algunos escritores cuyo estilo es correcto; a pesar de la inclusión de mi nombre en ese catálogo, no me creo del todo incapacitado para hablar de estilística". La injusticia del genial texto de Borges ha tenido como resultado que de Américo Castro le quede a los lectores, en una porción considerable del orbe hispánico, una caricatura patética.La "Nota de un mal lector" es una pieza más compleja, no literariamente, sino estilística y psicológicamente. Está hecha de balanceos, contrapesos y compensaciones; ha sido concebida como un ejercicio de ambigüedad que Borges no ha querido esconder, sino más bien exhibir, desplegar: ambigüedad deliberada, dirigida, intencionada, crítica. El contraste entre Miguel de Unamuno y Ortega le sirve como punto de partida; ese contraste comienza con un pequeño dato en la bibliografía borgesiana: en enero de 1937 —exactamente 19 años antes de la página sobre Ortega—, Borges había escrito una nota necrológica sobre Unamuno, a quien llamó "primer escritor de nuestro idioma". (Es conocida la idea de que Unamuno, por su Vida de Don Quijote y Sancho, figura como uno de los principales candidatos, entre otros —o bien combinado con otros—, a modelo del personaje de Pierre Menard; otro candidato a modelo de Menard apenas discutido es el casi olvidado escritor ecuatoriano Juan Montalvo.)


Borges afirma: muerto Unamuno, el encargado de seguir adelante con "el diálogo español" es Ortega y Gasset. Pero ese diálogo, ¿es entre españoles peninsulares exclusivamente, entre hispanohablantes, entre latinoamericanos y españoles peninsulares, entre Europa y quienes hablan y escriben en español...? Borges no lo precisa, pero todo indica que tiene en mente la particular querella de España contra el mundo en general, para tratar de probar o demostrar su quebrantada (y olvidada) grandeza imperial... por medio de sus escritores. La mención de la "reivindicación colérica o lastimera" del "diálogo español" en el siglo xix apunta, según Gutiérrez Girardot, a la figura de Marcelino Menéndez y Pelayo. La nota necrológica parece desganada —y acaso lo es. Dos pasajes cifran la ambivalente cortesía fúnebre de Borges: "Los estoicos declararon que el universo forma un solo organismo; es harto posible que yo, por obra de la secreta simpatía que une a todas sus partes, deba algo o mucho a Ortega y Gasset, cuyos volúmenes he hojeado". El lector duda, ante esas palabras, entre la elegante suavidad de las maneras borgesianas y la forma que toma la mala fe de esa gratitud inverosímil ("es posible que yo deba algo a Ortega, autor a quien apenas conozco"). El remate de la "Nota..." refrenda la ambigüedad y el tono general de esa página tan bien tramada y tan reveladora de la querella hispánica de Borges: "Quizá algún día no me parecerá misteriosa la fama que hoy consagra a Ortega y Gasset".

No he querido, en estas páginas, formular ninguna tesis o teoría acerca de Borges y España. Quise solamente delinear, como dije al principio, algunos temas, quizás interesantes, de reflexión. No hay la menor sistematicidad en las actitudes intelectuales de Borges ante España; sí, en cambio, mucha pasión, humores, simpatías y diferencias, mutaciones del temperamento. En ocasiones es injusto y destemplado, aunque infinitamente divertido, como en su ataque a Américo Castro. El cervantismo de éste hace ver el cervantismo de Borges, por cierto, como el de un mero aficionado, a veces incluso distraído y mal lector, entendidas estas dos últimas palabras en su sentido fuerte, no en el irónico que le da el propio Borges en su nota fúnebre sobre Ortega y Gasset. Su visión de Quevedo es siempre rica y estimulante. Sus cambios ante Cervantes son ilustrativos de un autor capaz de severa autocrítica. Esta dimensión de su talante intelectual y espiritual contribuyó, no menos que el precioso cristal de su estilo, a que muchos lectores consideremos a Jorge Luis Borges, según expresión de Gutiérrez Girardot, el príncipe de las letras hispánicas. -




.................................................................................



Viernes diciembre 16, 2005
Textos de Macedonio Fernández




Este argentino discreto y silencioso, al que los grandes veneran pero nunca reconocen lo suficiente, escribió a lo largo de su vida una serie de textos muy heterogéneos, algunos tan difíciles de abordar como de encontrar en las librerías españolas. Hace poco me topé por casualidad con una antología que la Editorial Corregidor publicó en 2004 de la obra de Macedonio Fernández, que lleva por título Textos selectos y comprende varios relatos cortos, dos novelas, cuentos y poemas, además de una buena selección de textos que a veces recuerdan a las greguerías de Ramón Gómez de la Serna (contemporáneo y gran amigo de Macedonio):"Pobrecito el cosmos, ¡me da una lástima!; se le cae todo. Habría que aconsejarle que cambie de mucamo.""Chica extraviada que pregunta a un transeúnte:¿No vio pasar a una señora que no iba con una chica como yo?"o"Habiendo tantísimas personas interesantes ¿por qué preferimos admirarnos a nosotros mismos?"Después de una atenta lectura de esta antología (Macedonio es exigente y requiere tiempo y tranquilidad), me asaltan dos convicciones complementarias: por una parte, la de haber estado implicada directamente en la construcción del texto en tanto que lectora. El autor piensa constantemente en su lector y se dirige a él con familiaridad, lo llama, lo invoca, le hace guiños, siente una empatía con él que le hace escribir cosas cómo ésta:"Ningún autor tuvo la visión de la tortura del lector después de la palabra FIN. Nadie se cuidó de ese momento. Por primera vez lo hago yo, que sé que en obras que enamoran el lector quiso siempre dos páginas más que desacaten la palabra FIN. E, ido el libro, se queden junto al lector."(Cuánta razón tiene...¡Con qué determinación me negué a aceptar que había llegado al final de Rayuela o de Los detectives salvajes!)La segunda certeza que tengo tras haber leído estos textos es que Macedonio Fernández es uno de los escritores que mejor emplean el humor de todos los que conozco. Un humor que es una ética personal, una forma de indagación, una metafísica. Mediante el disparate y la subversión de las convicciones establecidas, el autor argentino construye una visión congruente del mundo y del papel que desempeña en él la literatura, visión que toma prestadas bases de las Vanguardias pero siempre se mantiene en una perspectiva totalmente personal. Y así consigue rasgar, arañar en la lucidez y alcanzarnos un poco con que poder indagar en las situaciones cotidianas, el amor, el sufrimiento, la muerte... porque Macedonio es, básicamente, un escritor metafísico, y sus novelas o cuentos no presentan el desarrollo básico introducción-nudo-desenlace, sino que evolucionan en torno a una idea y se arman siempre a partir de la colaboración imprescindible entre autor y lector (en este sentido, Adriana Buenos Aires Y Museo de la Novela de la Eterna son un claro ejemplo).Estos Textos selectos son, pues, una invitación al placer de la lectura inteligente, sosegada y agradecida, donde la pieza más importante es uno mismo. Eso sí, el placer aparece siempre y cuando uno sea capaz de asumir el riesgo que todo esto conlleva.






Publicado por blanca gago domínguez en viernes, diciembre 16, 2005
Fuente : palabrablanca.blogspot.com



...................................................................................

Jimmy Massey, ex marine que peleó en Iraq
“He sido un asesino psicópata”
Rosa Miriam Elizalde
Rebelión





Durante casi 12 años el sargento Jimmy Massey fue un marine de corazón duro. En marzo del 2003, llegó a Iraq con las tropas invasoras y dirigió a 45 hombres que no dudaron en matar a civiles inocentes. En estos días, Massey participa en la Feria del Libro de Caracas, donde presenta su libro Cowboys de Infierno, un crudo testimonio del genocidio que EE.UU. comete contra el pueblo iraquí
“Tengo 32 años y soy un asesino psicópata entrenado. Las únicas cosas que sé hacer es venderle a los jóvenes la idea de enrolarse en los marines y matar. Soy incapaz de conservar un trabajo. Para mí los civiles son despreciables, retrasados mentales, unos débiles, una manada de ovejas. Yo soy su perro pastor. Soy un depredador. En el Ejército me llamaban ‘Jimmy el Tiburón’.”
Este es el segundo párrafo del libro escrito hace tres años por Jimmy Massey, con la ayuda de la periodista Natasha Saulnier, que se está presentando en la Feria del Libro de Caracas. Cowboys de Infierno es el relato más violento que se haya escrito hasta ahora de la experiencia de un ex miembro del Cuerpo de Marines, uno de los primeros en llegar a Iraq durante la invasión del 2003 y que decidido a contar todas las veces que sean necesarias qué significa haber sido por 12 años un despiadado marine y por qué lo cambió la guerra.

Jimmy asiste como panelista al taller principal de la Feria, que tiene un título polémico: “Estados Unidos, la Revolución posible”, y su testimonio ha sido quizás el de mayor impacto en la audiencia. Lleva el pelo con un corte militar, espejuelos oscuros, camina con aires marciales y sus brazos están completamente tatuados. Parece exactamente lo que era: un marine. Cuando habla es otra cosa: alguien profundamente marcado por una aterradora experiencia que intenta evitarle a otros jóvenes incautos. Como asegura en su libro, no ha sido el único que mató en Iraq: esta fue una práctica constante entre sus compañeros. Cuatro años después de dejar la guerra, todavía vive perseguido por las pesadillas.
-¿Qué significan todos esos tatuajes?
-Tengo muchos. Me los hice en el Ejército. En la mano (señala la zona entre los dedos pulgar y anular), el logo de Blackwater, el ejército mercenario que fue fundado donde yo nací, en Carolina del Norte. Me lo hice en un acto de resistencia, porque los marines tienen prohibido tatuarse la zona que va de las muñecas a las manos. Un día los integrantes de mi pelotón nos emborrachamos y todos nos hicimos el mismo tatuaje: un cowboy de ojos inyectados en sangre sobre varias ases, que representan la muerte. Quiere decir exactamente eso que estás pensando: “mataste a alguien”. En el brazo derecho, el símbolo de los marines, con la bandera norteamericana y la Texas, donde me enrolé en el Ejército. En el pecho, del lado izquierdo, un dragón chino que desgarra la piel y significa que el dolor es la debilidad escapándose del cuerpo. Lo que no nos mata nos hace más fuerte.
-¿Por qué dijo que en el Cuerpo de Marines encontró las peores personas que usted ha conocido en su vida?
-Estados Unidos solo tiene dos maneras de usar a los marines: para tareas humanitarias y para asesinar. En los 12 años que yo pasé en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos jamás participé en misiones humanitarias.
-Antes de ir a Iraq usted reclutaba a jóvenes para que ingresaran en el Ejército. ¿Qué significa ser un reclutador en Estados Unidos?
-Ser un mentiroso. La administración Bush ha forzado a la juventud norteamericana para que se enrole en el Ejército y lo que básicamente hace –y yo hice también- es tratar de ganar gente con incentivos económicos. Durante tres años recluté a 74 personas, que nunca me dijeron que querían entrar en el Ejército para defender al país ni argumentaron ninguna razón patriótica. Querían recibir dinero para ir a una universidad u obtener un seguro de salud. Y yo les describía primero todas esas ventajas y solo al final les hablaba de que iban a servir a la patria. Jamás recluté al hijo de un rico. Para mantener el trabajo, los reclutadores no podíamos tener escrúpulos.
-Ahora el Pentágono ha relajado más los requisitos para entrar al Ejército. ¿Qué significa eso?
-Los estándares para el reclutamiento han descendido enormemente, porque casi nadie quiere enrolarse. Ya no es un impedimento tener problemas mentales ni antecedentes criminales. Pueden ingresar personas que han cometido felonías, es decir que han sido sentenciadas a más de un año de cárcel, lo que se considera un delito serio. Pueden ingresar muchachos que no han terminado los estudios preuniversitarios. Si pasan la prueba mental, ingresan.
-Usted cambió después de la guerra, pero ¿qué sentimientos tenía antes?
-Yo era como otro soldado cualquiera, que creía en lo que le decían. Sin embargo, desde que estaba reclutando comencé a sentirme mal: como reclutador tenía que mentir todo el tiempo.
-Sin embargo, creyó que su país se enrolaba en una guerra justa contra Iraq.
-Sí. Los reportes de inteligencia que recibíamos decían que Saddan tenía armas de destrucción masiva. Después descubrimos que todo era mentira.
-¿Cuándo se enteró que lo habían engañado?
-En Iraq, a donde llegué en marzo de 2003. A mi pelotón le tocó ir a los lugares que habían sido del Ejército iraquí y vimos miles y miles de municiones en cajas que llevaban la etiqueta norteamericana y estaban ahí desde que los Estados Unidos ayudaban al gobierno de Saddan en guerra contra Irán. Vi cajas con la bandera norteamericana y hasta tanques de EE.UU. Mis marines –yo era sargento de categoría E6, un rango superior al sargento, y dirigía a 45 marines- me preguntaban por qué había municiones de nuestro país en Iraq. No entendían. Los informes de la CIA afirmaban que Salmon Pac era un campo de terroristas y que íbamos a encontrar armas químicas y biológicas. No encontramos nada. En ese momento empecé a pensar que nuestra misión realmente era el petróleo.
-Las líneas más perturbadoras de su libro son esas donde usted se reconoce como asesino psicópata. ¿Puede explicar por qué lo dice?
-He sido un asesino psicópata porque me entrenaron para matar. No nací con esa mentalidad. Fue el Cuerpo de Infantería de Marina quien me educó para que fuera un gangster de las corporaciones estadounidenses, un delincuente. Me entrenaron para cumplir ciegamente la orden del Presidente de Estados Unidos y traerle a casa lo que él pidiera, sin reparar en ninguna consideración moral. Yo era un psicópata porque nos ensañaron a disparar primero y a preguntar después, como lo haría un enfermo y no un soldado profesional que solo debe enfrentar a otro soldado. Si había que matar a mujeres y a niños, lo hacíamos. Por tanto, no éramos soldados, sino mercenarios.
-¿Qué experiencia exactamente le hizo a usted llegar a esa conclusión?
Hubo varias. Nuestro trabajo era ir a determinadas áreas de las ciudades y ocuparnos de la seguridad en las carreteras. Hubo un incidente en particular -y muchos más- que realmente me llevó hasta el borde del precipicio. Afectó a un coche que llevaba civiles iraquíes. Todos los informes de inteligencia que nos llegaban decían que los carros iban cargados con bombas y explosivos. Esa era la información que recibíamos de la inteligencia. Los carros llegaban a nuestros controles y hacíamos algunos disparos de advertencia; cuando no detenían su marcha a la velocidad que indicábamos, disparábamos sin contemplaciones.
-¿Con las ametralladoras?
-Sí. Esperábamos que hubiera explosiones al acribillar cada vehículo. Pero nunca oímos nada. Luego abríamos el carro y ¿qué encontrábamos?: muertos o heridos, y ni una sola arma, ninguna propaganda de Al Qaeda, nada. Salvo civiles en el lugar equivocado y en el momento equivocado.
-Usted también relata cómo su pelotón ametralló una manifestación pacífica. ¿Es así?
-Sí. En los alrededores del Complejo Militar de Rasheed, al sur de Bagdad, cerca del río Tigris. Había manifestantes al final de la calle. Eran jóvenes y no tenían armas. Y cuando avanzamos había ya un tanque que estaba aparcado a un lado de la calle. El conductor del tanque nos dijo que eran manifestantes pacíficos. Si los iraquíes hubieran querido hacer algo podían haber volado el tanque. Pero no lo hicieron. Sólo estaban manifestándose. Eso nos hizo sentirnos bien porque pensamos: "Si fueran a dispararnos, lo habrían hecho ya". Ellos estaban como a 200 metros de nuestro retén.-¿Quién dio la orden de ametrallar a los manifestantes?
-Del alto mando nos dijeron que no perdiéramos de vista a los civiles porque muchos fedayines (combatientes) de la Guardia Republicana se habían quitado los uniformes, se habían puesto ropas de civiles y estaban desencadenando ataques terroristas contra los soldados estadounidenses. Los informes de inteligencia que nos daban eran conocidos básicamente por cada miembro de la cadena de mando. Todos los marines teníamos muy clara la estructura de la cadena de mando que se organizó en Iraq. Yo creo que la orden de disparar a los manifestantes vino de altos funcionarios de la Administración, eso incluía tanto a los centros de inteligencia militar como gubernamental.
-¿Usted qué hizo?
-Yo regresé a mi vehículo, un humvee (un jeep altamente equipado) y escuché un tiro por encima de mi cabeza. Mis marines empezaron a disparar y yo también. No nos devolvieron ningún disparado, mientras que yo había disparado 12 veces.
Quise asegurarme de que habíamos matado según las normas de combate de la convención de Ginebra y los procedimientos operativos reglamentarios. Intenté olvidarme de sus caras y busqué las armas, pero no había ninguna.
-¿Y sus superiores cómo reaccionaron?
-Me dijeron que “la mierda ocurre”.
-Cuando sus compañeros se enteraron que habían sido engañados, ¿cómo reaccionaron?
-Yo era segundo en el mando. Mis marines me preguntaban por qué estábamos matando a tantos civiles. “¿Tú puedes hablar con el teniente?”, me preguntaron. “Diles que tiene que haber retenes adecuados, preparados por los ingenieros de combate”. La respuesta fue: “No”. En el momento en que los marines descubrieron que era una gran mentira, enloquecieron más.
Nuestra primera misión en Iraq no fue para dar apoyo humanitario, como decían los medios, sino para asegurar los campos petroleros de Bassora. En la ciudad de Karbala usamos la artillería por 24 horas. Fue la primera ciudad que atacamos. Yo pensé que íbamos a darle ayuda médica y alimenticia a la población. No. Seguimos de largo hasta los campos petroleros. Antes de llegar a Iraq, estuvimos en Kuwait. Llegamos en enero de 2003 y nuestros vehículos estaban llenos de comida y medicina. Le pregunté al teniente qué íbamos a hacer con los suministros, pues apenas cabíamos nosotros con tantas cosas dentro. Me dijo que su capitan le había ordenado dejar todo en Kuwait. Poco después nos dieron la orden de quemarlo todo: alimentos y suministros médicos humanitarios.
-Usted también ha denunciado el uso del uranio empobrecido
-Tengo 35 años y sólo conservo el 80 por ciento de mi capacidad pulmonar. Me han diagnosticado una enfermedad degenerativa de la columna vertebral, fatiga crónica y dolor en los tendones. Antes, todos los días corría 10 kilómetros por puro placer, y ahora solo puedo caminar entre 5 y 6 km todos los días. Tengo temor de tener niños por eso. Mi cara está inflamada. Mira esta foto (me muestra la imagen que aparece en la credencial de la Feria del Libro), me la tomaron poco después de regresar de Iraq. Parezco un Frankenstein. Todo eso se lo debo al uranio empobrecido, ahora imagínate lo que estará pasando con la gente en Iraq.
-¿Qué ocurrió cuando regresó a Estados Unidos?
-Me trataron como un loco, un cobarde, un traidor.
-Sus superiores han dicho que es mentira todo lo que ha contado.
-La evidencia contra ellos es abrumadora. El Ejército norteamericano esta agotado. Mientras más tiempo dure esta guerra, más posibilidades habrá de que mi verdad aparezca.
-El libro que usted ha presentado en Venezuela está editado en español y en francés. ¿Por qué no se ha publicado en Estados Unidos?
-Las editoriales han exigido que elimine los nombres reales de las personas que están involucradas en su historia y que presente la guerra en Iraq como envuelta en una neblina, menos crudamente. No estoy dispuesto a hacerlo. Editoriales como New Press, supuestamente de izquierda, se negaron a publicarlo porque temían verse envueltas en un pleito presentado por la gente involucrada en el libro.
-¿Por qué medios como The New York Times y The Washington Post jamás reprodujeron su testimonio?
- Yo no repetía el cuento oficial, de que las tropas estaban en Iraq para ayudar al pueblo, ni repetía que los civiles morían por accidente. Me negué a decir eso. No había visto ningún disparo accidental contra los iraquíes y me negué a mentir.
-¿Ha cambiado esa actitud?
-No. Lo que han hecho es incorporar opiniones y libros de personas con objeciones de conciencia: que están contra la guerra en general o que participaron en la guerra, pero no tuvieron este tipo de experiencia. Se resisten todavía a mirar de frente la realidad.
-¿Tiene fotografías o documentos que prueben lo que usted nos ha contado?
-No. Me quitaron todas mis pertenencias, cuando me ordenaron regresar a Estados Unidos. Regresé de Iraq solo con dos armas: mi mente y un cuchillo.
-¿Habrá alguna salida a corto plazo para la guerra?
-No. Lo que veo es una misma política entre demócratas y republicanos. Son la misma cosa. La guerra es un negocio para ambos partidos, que dependen del Complejo Militar Industrial. Necesitamos un tercer partido.
-¿Cuál?
-El del socialismo.
-Usted ha participado en un taller cuyo título es “Estados Unidos: La Revolución es posible”. ¿Cree que realmente que habrá revolución en EE.UU.?
-Ya comenzó. En el sur, donde yo nací.
-Pero esa ha sido tradicionalmente la zona más conservadora del país.
-Después del Katrina eso cambió. Nueva Orleáns se parece a Bagdad. La gente del sur está indignada y se pregunta todos los días cómo es posible que se atrevan a invertir en una guerra inútil y en Bagdad, cuando no lo han hecho en Nueva Orleans. Recuerda también que en el Sur se inició la primera gran rebelión del país.
-¿Iría usted a Cuba?
-Admiro a Fidel y al pueblo de Cuba y por supuesto, si me invitan, yo iré a la Isla. No me importa qué me diga mi gobierno. Nadie controla a dónde yo voy.
-¿Sabe usted que el símbolo del desprecio imperial hacia nuestra nación es una fotografía de marines mientrs orinaban sobre la estatua de José Martí, el Héroe de nuestra Independencia?
-Si, lo sé. En el Cuerpo de Marines nos hablaban de Cuba como una colonia de los Estados Unidos y nos ensañaron algo de Historia. Parte de la formación de un marine es aprender algunas cosas de los países que habrá que invadir, como dice la canción.
-¿La canción de los marines?
-(Canta) From the halls of Montezuma, to the shores of Tripoli… (Desde las salas de Montezuma hasta las playas de Trípoli...)
-Es decir, los marines quieren estar en todo el mundo.
-El sueño es dominar al mundo…, aunque por el camino nos conviertan a todos en asesinos.








Jimmy Massey es actualmente uno de los principales activistas de la organización Veteranos de Iraq contra la guerra (Iraq Veterans Against the War, IVAW)





.............................................................................................



Hemeroteca . Historia National Geographic Society
GRANDES REPORTAJES
NÚMERO 47, PÁGINA 66
La herejía de los cátaros


Pese a ser condenados por la Iglesia, los cátaros fueron, a su modo, auténticos cristianos. Frente a la corrupción que veían en la jerarquía católica, ellos trataron de vivir según las enseñanzas del Evangelio.
Según Pèire Autier, un prestigioso notario y jurista occitano que a principios del siglo XIV lo abandonó todo para entregarse al catarismo, cabía adoptar dos caminos en el mundo religioso medieval: el de una Iglesia que huye y perdona, que sigue el ejemplo de los apóstoles; o el de otra que posee y desolla, la Iglesia de Roma.
Esta última, persigue y mata a todos aquellos que se oponen a sus pecados y a sus prevaricaciones; y no huye de ciudad en ciudad, sino que se asienta con toda grandeza y pomposidad. En la cristiandad medieval había, por tanto, una Iglesia oficial, poderosa y mundana, que se había alejado por completo del mensaje evangélico, y una Iglesia de Cristo auténtica, fiel seguidora de la vida apostólica, consecuente con los principios evangélicos y víctima de la persecución que Jesucristo había anunciado a sus seguidores más genuinos. Bajo esta premisa nació el catarismo, el más importante movimiento religioso disidente que se extendió de forma discontinua por Europa entre los siglos XI y XV. Los cátaros eran firmes seguidores de Jesús: consagraban su vida a las sagradas escrituras, con una predilección especial por el evangelio de Juan; reproducían los ritos, las prácticas y el modelo de organización del cristianismo primitivo, y, por último, creían en un modelo de salvación fundado en la recepción de un único sacramento, el bautismo del Santo Espíritu, llamado por ellos consolament. La mayoría de las Iglesias cátaras admitían un dualismo, es decir, la existencia de dos principios originarios, opuestos e irreconciliables: Dios, autor de los espíritus, del bien y del Nuevo Testamento, y creador de una obra incorruptible y eterna; y Satanás, autor de la materia, del mal y del Antiguo Testamento, y de todas las cosas vanas y corruptibles (incluyendo el universo, el mar, los animales, los seres humanos…). Precisamente, los ángeles caídos del paraíso estaban condenados a permanecer encerrados para siempre en esos cuerpos de carne. Para los cátaros, el único objeto de la historia de la humanidad consistía en lograr la salvación sucesiva de unos espíritus caídos que, en caso de no recibir el consolament —el único sacramento del catarismo— en el momento de su muerte, vagarían consumidos por el fuego de Satanás, al menos hasta que no lograsen encarnarse en otro cuerpo y emprender una nueva vida. La iglesia de los cátaros fue brutalmente reprimida por la iglesia de Roma, y puso fin a su existencia a finales del siglo XIV en las tierras occitanas, en el norte de Italia a principios del siglo XV y, como último reducto, en las tierras de Bosnia con la invasión de los turcos a mediados del siglo XV.

Montségur, último refugio cátaro

El 16 de marzo de 1244, unos 225 bons homes del actual Languedoc francés fueron quemados vivos tras la capitulación del castillo en el que se había cobijado la alta jerarquía de la Iglesia perseguida. Su martirio presagiaba el fin del catarismo.
En la larga historia de la lucha de la Iglesia contra los cátaros, la rendición del castillo de Montségur es uno de los episodios más dramáticos, y el que tradicionalmente, además, señala la derrota final de este movimiento de disidencia religiosa. El castillo, propiedad de una familia prominente del Languedoc, los Perelhas, se convirtió en refugio cátaro en el momento en que se desencadenó la primera cruzada, en 1209. Durante unos años quedó desocupado, coincidiendo con la relativa concordia alcanzada desde 1216. Pero tras la nueva cruzada de 1224 volvió a su antigua función. Con el aparente triunfo de la ortodoxia en la región, Montségur se constituyó como el centro de la resistencia albigense, gracias al patronazgo de Raimon de Perelha. Su familia y todo su séquito se instalaron en el castillo, que asimismo acogió un nutrido grupo de refugiados cátaros. En total, unas cuatrocientas o quinientas personas debieron instalarse dentro de las murallas de la fortificación. La posición del castillo y el fervor con el que sus ocupantes estaban dispuestos a defenderlo disuadió durante bastantes años a las autoridades de la empresa de tomar aquel bastión. Pero finalmente, en 1243 un ejército se dirigió al lugar para terminar con el último foco de resistencia abierta del catarismo. El sitio del castillo duró diez meses. Los bombardeos con catapultas, la fatiga y la conciencia de que toda esperanza de recibir auxilio era una ilusión hicieron claudicar a los defensores de Montségur. Los atacantes prometieron respetar las vidas de los cátaros, con la única condición de que abjuraran de lo que la Iglesia consideraba una herejía. Ninguno quiso hacerlo. Hasta 225 cátaros, según el cálculo de los historiadores actuales, aceptaron el destino de la hoguera, levantada según quiere la tradición en el punto llamado prat dels cremats. El catarismo pervivió unas décadas, en grupos secretos sobre los que hubo de abatirse la Inquisición todavía a principios del siglo XIV. Pero no por ello el episodio de Montségur resulta menos ilustrativo de la triste suerte de un movimiento que tan sólo deseaba volver a la pureza originaria del cristianismo.






........................................................................................


Los FFCC en Cruz del Eje : Imágenes del recuerdo





..........................................................................................







Gratitud







Gracias aroma azul, fogata encelo. Gracias pelo caballo mandarino. Gracias pudor turquesa embrujo vela, llamarada quietud azar delirio. Gracias a los racimos a la tarde, a la sed al fervor a las arrugas, al silencio a los senos a la noche, a la danza a la lumbre a la espesura. Muchas gracias al humo a los microbios, al despertar al cuerno a la belleza, a la esponja a la duda a la semilla a la sangre a los toros a la siesta. Gracias por la ebriedad, por la vagancia, por el aire la piel las alamedas, por el absurdo de hoy y de mañana, desazón avidez calma alegría, nostalgia desamor ceniza llanto. Gracias a lo que nace, a lo que muere, a las uñas las alas las hormigas, los reflejos el viento la rompiente, el olvido los granos la locura. Muchas gracias gusano. Gracias huevo. Gracias fango, sonido. Gracias piedra. Muchas gracias por todo. Muchas gracias. Oliverio Girondo, agradecido.








Oliverio Girondo




.....................................................................................


40 años de alegría

NO TE PREOCUPES







No te preocupes por este clavel del aire,no te preocupes por mi ey!no te preocupes si por momentos parece que perdí la señal,yo sigo estando alerta aunque mi vista se pierday mi subconsciente se ponga a rimar,No te preocupes, no te preocupes si no miro la calle al cruzar,un ángel me protege y deja que pase lo que tiene que pasar,soy en parte un poeta y aparte un pensador,soy prisionero de mi entorno por querer ganar todo con sudor,por querer trascender sin tener que decir gracias, ni pedir perdón.No te preocupes si no saludo cuando me voy,sigo estando cerca de los que quiero cuando más lejos estoy,no soy de hacer gauchadas, ni de perdirlas,porque no hay peor momento en la vida que cuando se hechan en cara las que ya casi se olvidan.Habré de volver? nos volveremos a ver? el dia que muera mi universo absoluto volverá a nacer,seré la unión de los polos opuestos,seré revelión y me llamarán cuarteto por supuesto,no importa dónde esté, este negro cuartetero será siempre lo que fué,a fuerza de voluntad, fuerza de buey, yo solo digo y actúo sin meditar,antes contando hasta seis, por eso ey! no te preocupes si afuera llueve y salgo sin paraguas,será para disimular las lagrimas o amortiguar el primer impacto que causa la imagen de mi cara,no te preocupes, no, no, no, no te preocupes,no te preocupes que no pasa nada, nada, nada, absolutamente nada.No pasa nada eh ey, no pasa nada oh oh,no pasa nada oh oh, no pasa nada eh ey,no pasa nada oh oh, no pasa nada eh ey.Y para ti no es mas que mi ediondo idioma esta balada,no voy a usar por ti nada, nada, nada, ni la palabra,por eso es que me ves partir, me ves la espalda,pero no te preocupes que voy a volver,nos vamos a ver y la rivalidad el dia de mañana será como el dia de ayer,yo y vos, los polos opuestos, una lluvia de pétalos acariciando los cuerposy nos vamos a preguntar qué es todo esto? y yo voy a pensar en decirte"esta es la realidad de mi universo incierto, yo soy y seré para vos ese negro de mierda que cantaba cuarteto" pero nunca, pero nunca, nunca canté para ti, nunca, yo siempre les canté a ellos, a los que amé y me amaron, a los que quise y me quisieron, por eso siempre seré cuarteto y vos solo un suceso, como un café expres, como un sordo rezo, por eso si me modificó tu acción y la reacción no no... y la reacción no es ira..No te preocupes eh ey, no te preocupes no no,no te preocupes eh ey, no te preocupes no no,no te preocupes, no te preocupes eh ey.Y la canción es eso, y el dia que nos volvamos a ver, volveré a crecer, volveré a nacer y volveré a cantar cuarteto de nuevo, lo que amé, amo y amaré; y tendré fuerzas desde adentro de mi alma para decirte que no te preocupes, no te preocupes por mi, soy como un clavel del aire, no te preocupes, si supieras cuanto es, mas de cuarenta y pico de años arriba de las tablas, cantando con alegría, mas allá de las tristezas y el sufrimiento de mas, y tú siempre criticándome, acordándote de mi mal, mal, de este negro de mierda que solamente quiso cantarle a la gente, la gente que más necesitaba, por eso no te clavaré la espada, preocúpate por ti, por ti, por ti, no te preocupes por mi, asi quise crecer cantando y olvidándote, porque soy voluntad, soy pasión, soy cuarteto, soy lo que quiero y estoy donde yo quiero estar con ellos, por eso quiero decirles a ellos que los quiero, no dejen de bailar cuarteto nunca por favor, porque les alegra el alma, el espiritu y el corazón, no se preocupen...no se preocupen por mi, no se preocupen por mi, sean felices, disfruten de la vida que es hermosa y junta la pieles, alegra la vida, y junta los corazones, por eso...viva! viva, viva el cuarteto! viva!!No se preocupen eh ey, no se preocupen no no,No se preocupen eh ey, no se preocupen no no,Disfruten, goza, disfruta de la vida, la vida es hermosa, hay que disfrutarla, viva la vida, con amor, con humildad, con sabor, con alegria, archivalo en tu mente, sé feliz que estamos de paso, disfrútala, disfrútala, gózala, viva el amor.



QUIEN SE HA TOMADO EL VINO

No sé que pasa en esta ciudad,no sé que pasa, no puedo entender,estoy a punto de morir de sed,porque no encuentro algo para tomar.
Díganme, solo quiero saberQuién se ha tomado todo el vino?
Oye nena me quieres decir,porque no puedo ya calmar mi sed,esta ciudad parece un desierto,y si no hay vino no podemos tocar.
Díganme, solo quiero saberQuién se ha tomado todo el vino?




......................................................................................






40 años de “Les Luthiers”































.....................................................................................


Otra fuente de riqueza: la creatividad

Por Ariel C. Armony Para LA NACION
Jueves 22 de noviembre de 2007 Publicado en la Edición impresa
Noticias de Opinión:


El ingenio popular es una fuente de riqueza. El desmerecido “lo atamos con alambre,” muchas veces una solución original a un problema cotidiano, puede transformarse en la semilla de miles de pequeñas y medianas empresas. La “receta de la abuela” puede ser la base de una gama de productos en el multimillonario mercado de la salud o la alimentación. Este mundo de ideas no nace en los laboratorios de investigación científica, las aulas universitarias o las oficinas de las multinacionales. Esta creatividad surge de los pueblitos del Noroeste, los barrios humildes del conurbano bonaerense y las comunidades indígenas del Sur, entre muchos otros lugares “marginales” en la economía creativa del siglo XXI. La mayoría de las estrategias para generar desarrollo y aliviar la pobreza se basan en un modelo jerárquico que percibe a la población con escasos recursos económicos como un receptáculo para la beneficencia. Se suele asumir que la capacidad productiva de este amplio segmento social reside únicamente en sus brazos y manos. Sin embargo, transformaciones revolucionarias en los mercados y nuevas ideas sobre el valor del conocimiento han abierto la puerta a posibilidades de desarrollo inimaginables unos pocos años atrás. Si queremos comprender esta dimensión de la globalización necesitamos explicar dos procesos clave. Para entender el primero es útil pensar en La biblioteca de Babel, relato en el que Borges, en realidad, anticipó Amazon.com. La biblioteca es la combinación de tres elementos que hoy definen un nuevo modelo económico: selección ilimitada, infinitos anaqueles y disponibilidad absoluta. El único problema con la biblioteca de Borges es su deficiente coordinación de la oferta y la demanda. Según el principio de Pareto, es razonable estimar que el 80 por ciento de la actividad de la biblioteca procedería del 20 por ciento de los libros en el catálogo. Frente a tal distribución, ¿cómo justificar esa gigantesca estructura? ¿Cómo hacer para que millones de libros oscuros encuentren al menos un lector de vez en cuando? Compañías como Amazon, iTunes o eBay han resuelto el problema. En sus plataformas, las búsquedas son sencillas, ayudadas por recomendaciones basadas en algoritmos. Las obras inútiles siempre encuentran un lector, melómano o coleccionista. El sistema de distribución y venta online basado en el principio del “inventario total” nos ha liberado de la tiranía de los éxitos. Vivimos en un mundo en el que el lector del comentario del evangelio gnóstico de Basílides tiene, como consumidor, tanto poder como el entusiasta de Paulo Coelho. Chris Anderson, en un famoso artículo en Wired, llamó a este fenómeno la “cola larga”. Se trata de una curva de demanda cuya “cabeza” representa algunos productos de gran popularidad (los éxitos) y una larga “cola” que desciende rápidamente con productos mucho menos populares (los olvidados). El volumen de la oferta disponible y los bajos costos de distribución (sobre todo en el mundo digital) hacen que la combinación de suficientes olvidados pueda generar un mercado tan grande como el de los éxitos. Como dice Anderson, hoy en día el secreto está en vender poco para ganar mucho. Lo fascinante de este nuevo modelo es su relevancia para el segundo proceso que está gestándose a nivel mundial. Intelectuales y activistas en países del Sur vienen sosteniendo que los pobres en recursos económicos son ricos en conocimiento. En la India, por ejemplo, una red ha recolectado más de 50.000 invenciones y prácticas de conocimiento tradicional. Esta base de datos contiene innovaciones en herramientas y maquinaria agrícola, usos renovables de la energía, medios de transporte y medicinas naturales, entre muchas otras ideas. Todas provienen de individuos y comunidades con exiguos recursos económicos, limitado acceso al sistema educativo formal y ningún apoyo tecnológico por parte del gobierno, de las ONG ni del sector privado. De acuerdo con el fenómeno de la cola larga, si agregamos el número extraordinario de pequeñas innovaciones surgidas de los sectores menos privilegiados, el resultado podría ser una fuerza global de enormes proporciones. Lo atractivo de esta visión es que plantea una estrategia de desarrollo construida a partir del conocimiento popular, tanto a nivel individual como comunitario. Este modelo de inclusión social alienta el potencial creativo de los usuarios y es sostenible en el largo plazo porque se regenera constantemente y transforma eficientemente lo negativo (la falta de infraestructura y recursos) en innovación tecnológica, institucional, educativa y sociocultural. Sin embargo, la comercialización del conocimiento de base, así como el intercambio de innovaciones entre comunidades (sin la mediación del mercado), enfrenta una serie de obstáculos complejos. El sistema internacional que regula los derechos de propiedad intelectual impone barreras muy altas para el registro de ideas cuando se tienen pocos recursos. Mientras el microcrédito se ha convertido en un boom de escala mundial, el capital de riesgo disponible para emprendimientos innovadores en la pequeña escala es prácticamente inexistente. La incubación de innovaciones de base es costosa y requiere el apoyo de redes extensas. Las asimetrías en la información perjudican a los sectores de menos recursos, sobre todo porque la comunicación horizontal entre ellos es deficitaria y segmentada. Estos obstáculos pueden superarse. Activistas en la India, China, Brasil y Sudáfrica están trabajando en la construcción de una red global para el desarrollo de innovaciones de base. Varios países del sudeste asiático están explorando el papel que el Estado puede asumir para promover esta agenda. En los últimos dos años han aparecido plataformas virtuales que posibilitan la ayuda financiera de persona a persona, creando un modelo viable que puede adaptarse al terreno de las innovaciones. La idea es conectar a un inventor en Fortaleza con un inversor en Boston y un empresario en Tokio. Sería interesante que la Argentina se sumara a este tipo de esfuerzos. Las universidades, sobre todo en el interior del país, tendrían un papel vital en la creación de redes destinadas a la recolección, protección e incubación de innovaciones. El Gobierno podría explorar estrategias de apoyo, tales como la creación de un fondo nacional para la adquisición de insumos tecnológicos, una forma de poner la creatividad local a disposición de la pequeña empresa. Los planes de asistencia podrían reestructurarse con el objetivo de promover el capital creativo de los sectores con menos recursos económicos. Si el Gobierno, empresarios e intelectuales tienen un genuino compromiso con la Argentina profunda, éste es el momento de embarcarse en una agenda real de innovación. Las ideas y condiciones están esperando.



El autor es profesor del Colby College, Estados Unidos.




...........................................................................................

Córdoba
Insólito maltrato


Nuestro periodista ciudadano fue a hacer un trámite al centro y se encontró con una cuadrilla de operarios de la Epec que le hizo pasar un mal momento, a punto tal que terminó en la guardia de una empresa de emergencias donde le dieron tranquilizantes y le recomendaron reposo por un día. La mala educación de algunos, puede esto y más.

José Luis Planas Osorio (Cruz del Eje)

El viernes sufrí el maltrato del personal de la EPEC (Empresa Provincial de Energía de Córdoba), en la Ciudad de Cruz del Eje.A las 11.30 de ese día, me dirigí a la oficina del Correo Argentino, en el centro de la ciudad. Estacioné mi vehículo, Fiat Uno, en la calle San Martín, casi esquina Avellaneda, estando la arteria totalmente habilitada y sin ningún inconveniente. A los 20 minutos regreso y me encuentro que, al lado de la Oficina del Anses, había un camión verde de la EPEC realizando un trabajo con un hidro-elevador, ocupando media calzada. En el lugar donde permanecía estacionado mi auto -unos metros más atrás del camión citado- había otra camioneta de la empresa, de color blanco, con un trailler con cables, herramientas, etc.
Me dirigo amablemente a la cuadrilla de operarios para que corrieran la camioneta unos metros para poder retirar mi vehículo marcha atrás. En Cruz del Eje, en esa zona se estaciona en diagonal.
Uno de ellos me dice que tenía que esperar a que terminaran el trabajo. Le respondo que debía hacer un trámite urgente en el Banco Provincia de Córdoba y que necesitaba retirarme. El empleado me contesta de mal modo: "Tiene que esperar porque el que maneja está allá arriba", y señala al operario que estaba en el hidro-elevador.
Le reitero el pedido, y le digo que la camioneta blanca está muy mal estacionada, pues no permitía el retiro de los vehículos estacionados. Sólo le pido que la desplace unos metros hacia atrás.
El empleado comenzó a reírse, y a decir que él no sabía manejar, que tenía que esperar que bajara el que sabía manejar...Les hago cita de las disposiciones legales, nacionales, provinciales y municipales que amparaban mi petición, y nada. El hombre se sigue riendo y, de mala manera, me pide ahora que me retire, que ellos iban a terminar con su trabajo, que no sabía cuánto iba demorar. En ese momento, le da instrucciones a los otros operarios para que corten la arteria citada.
Les explico que mi auto había sido estacionado antes de que ellos llegaran al lugar, y que debían correr la camioneta blanca con el trailler, mal estacionado, para sacar mi auto, que debía hacer una gestión urgente, en el banco. Vuelvo a recibir como respuesta una carcajada y una mueca de parte del empleado, que se encogió de hombros y reiteró que debía esperar, porqe ninguno sabía manejar. Les aclaro que hay otros operarios, que eran más de cuatro.Me dirijo a ver si un empleado de la Policía Municipal podía ayudarme. Al enterarse de lo sucedido, un naranjita se encogió también de hombros y repitió el argumento de los operarios: que no podía hacer nada hasta que terminaran el trabajo de conectar unos cables y restauraran el servicio.Pensé en dirigirme a la comisaría de calle Avellaneda y San Martín, a la unidad departamental, al comando radioléctrico, a la Policía de la Provincia. En ese momento, uno de los otros empleados -al parecer se apiadó de mí- se dirigió a la camioneta, la arrancó y la corrió unos metros hacia atrás, para que yo pudiera retirar mi vehículo, mientras el operario que parecía estar a cargo del trabajo y no quería correr la camioneta mal estacionada, continuaba riéndose y haciéndome burlas.- Quiero, por un lado, expresar mi reclamo y queja por el comportamiento y maltrato recibido de parte del operario jefe de la cuadrilla, y por el otro, mi agradecimiento al operario que corrió la camioneta, con lo cual pude dirigirme a hacer mis otros trámites . - Hago constar, también, que luego me dirigí a la empresa "Sanos" de emergencias médicas, porque comencé a sentirme mal, algo descompuesto, y con una opresión en el pecho, dado que sufro de un problema cardiológico desde hace seis años. En la guardia me indicaron los siguientes medicamentos: Lotrial 5 Mg. y Atenolol Gador 25Mgs, un tranquilizante, y que hiciera reposo por un día , dado que soy diabético e hipertenso.- Reclamo que se tomen las medidas pertinentes para lograr una mejor calidad en la atención a los usuarios de la Epec, que fuera el orgullo de todos los cordobeses.
(la foto no corresponde a la situación relatada)
16/12/07


Comentarios :


adri
El periodista ciudadano formula la denuncia de una situación que se replica en la ciudad que elegimos para vivir. Creo que es tiempo de canalizar los reclamos, por un lado a través de sosperiodista, pero además presentando una nota en la Delegación de Epec de Cruz del Eje. Basta ya! con perdón de la expresión de la actitud "me chupa un huevo", que tiene sustento en la indiferencia y la indolencia del otro, ese ser que habita el mismo lugar. Si cada uno de nosotros hace lo mejor que puede en el lugar indicado, las cosas tienen que funcionar. Esta violencia de la que ha sido víctima José Luis no se puede permitir, porque aunque parezca algo intrascendente, no es así porque existe en las veinticuatro horas del día una sumatoria de situaciones iguales.Dónde está el respeto, la atención, la mirada hacia el igual? Esa persona que demuestra un desinterés total hacia el reclamo del otro, no tiene idea lo que dispara en la salud del ciudadano.Claro el que está trabajando en la cuadrilla es cuadriculado. Que importa si el ciudadano se descompensa, no puede hacer su trámite y termina afectado en la salud. Lo digo realmente en serio, no aceptemos más este tipo de injusticias, no lo merecemos. Si queremos vivir dignamente, aprendamos a manifestarlo por todas las vías que correspondan. Defendamos nuestros derechos civiles como corresponde.


Jose A. Cmet
Me solidarizo con el autor de esta nota, por las peripecias pasadas con el personal de EPEC en la vía pública. Algo debemos hacer los ciudadanos en relación al respeto que deben brindar estos señores asalariados de privilegio y con los contribuyentes cordobeses. Asimismo, pido que este tipo de solidaridad, la expresen los comentaristas del artículo publicado por este medio "las lágrimas del poder" (pero sin palabritas insultantes o que agravien...). Reitero, debemos colaborar con el autor de esta nota y rogar que su salud no le afecte en mayor proporción a futuro y que impulse todos los actos judiciales de rigor, como tambien la denuncia que corresponde por ante las autoridades máximas de EPEC (nuevo directorio). Saludos


JOSELUIS
Les comunico que Copia de la presente denuncia fué remitida vía E-mail ante el ERSEP,(ENTE REGULADOR DE LOS SERVICIOS PUBLICOS), y ante el Directorio de EPEC, y la Oficina Comercial de La Falda, de donde depende esta Región. Agradezco sus manifestaciones de solidaridad, porque realmente pasé un malmomento, y ahora, estoy mejor, aunque continúo en observación y reposo . Atte:


atinaomericanokv
Es tipo de violencia de tipo institucional desgraciadamente ocurren cotidianamente y a veces no nos damos cuenta o de tanto soportarlas ya nos parece que no existen. Pero es así; hay algunos, principalmente quienes tienen algún tipo de poder aunque sea un mínimo, como el capataz ese de la cuadrilla, que se creen que pueden hacer lo que quieren. El ciudadano debe entonces tomar todas las instancias que existan: hacer denuncias, reclamos, y efectuar todas las quejas pertinentes, para que si es preciso se sancione al causante de ese maltrato o violencia.


jose luis planas
Por la presente transcribo E-mail recibido en la fecha de parte del Sr. Ing. Jorge Lorenzo Cortéz, Jefe de Zona "B" La Falda de la Empresa EPEC : Dr. Osorio, por medio del presente le pedio sepa disculparnos por las molestias y las demoras que le hemos ocasionado. Aprovecho para informarle que ya he conversado con el Sr. Farias (Jefe de Redes Interino en el Distrito Cruz del Eje, dependiente de ésta Cabecera de Zona "B" La Falda), el cual me informó lo sucedido y a mi pedido le realizó un severo llamado de atención a las personas involucradas en el conflicto por UD. denunciado.- Sin mas que agregar y esperando que no vuelva a suceder otro inconveniente como el de marras, aprovecho para saludarlo, poniéndome a su disposición.- Ing. Jorge Lorenzo Cortez Jefe de Zona "B" La Falda



........................................................................................




JUAN RAMÓN GIMENEZ








EL SER UNO




Que nada me invada de fuera, que sólo me escuche yo dentro. Yo dios de mi pecho.
(Yo todo: poniente y aurora; amor, amistad, vida y sueño. Yo solo universo).
Pasad, no penséis en mi vida, dejadme sumido y esbelto. Yo uno en mi centro.
YO NO SOY YO
Soy este que va a mi lado sin yo verlo, que, a veces, voy a ver, y que, a veces olvido. El que calla, sereno, cuando hablo, el que perdona, dulce, cuando odio, el que pasea por donde no estoy, el que quedará en pie cuando yo muera.

DIOS PRIMERO


Días negros cual los días de parada indiferencia de dios antecreador.
(Todo duro, entero todo, en mole de un orden negro, como un yo tan sólo yo.)
De pronto, un día de gracia, todo me ve con mis ojos, me parto en mundos de amor

....................................................................................




LIBRO NEGRO DE LOS ILLUMINATI
Subtítulo:
LA GRAN CONSPIRACION PARA DOMINAR EL MUNDO
Autores:
GOODMAN, ROBERT
EAN:
9788479278250
Precio:
14,95 €
Editorial:
HERMETICA
Colección:
CIENCIA OCULTA
Temática:
CIENCIAS OCULTAS
Ilustraciones:
En blanco y negro
Encuadernación:
RUSTICA
Lugar de publicación:
BARCELONA
Idioma:
ESPAÑOL
Existe una macro conspiración diseñada para traer un Nuevo Orden Mundial al planeta en 2017 -Por el autor del best-séller EL GRAN COMPLOT- En El libro negro de los Illuminati, el autor analiza en profundidad a los Illuminati modernos, desvelando hasta dónde están dispuestos a a llegar para traer su Nuevo Orden Mundial.
.
Este libro desvela cómo esta sociedad secreta quiere controlarnos física, emocional y mentalmente en los años venideros. Según parece, sólo nos quedan once años de libertad, a menos que reaccionemos, claro está. En El libro negro de los Illuminati, como ya hiciera en El gran complot, el autor intenta mostrar que las tragedias políticas, sean guerras, conflictos locales o actos de terrorismo, no se pueden desvincular las unas de las otras. Lo considerado como políticamente correcto es una patraña que pretende ocultar lo que realmente ocurre en el mundo detrás de engaños y mentiras. Sin duda, existe un gran complot que abarca los años 1917- 2017; una macro conspiración diseñada para traer un Nuevo Orden Mundial al planeta en 2017.


..........................................................................................

Nueva Sion

23/11/2007
Reflexiones
Resucitando a Enrique Santos Discépolo
Autor: Hugo Presman



¡A mi no me la vas a venir a contar Mordisquito! Porque yo te conozco bien, vengo de la misma extracción social que vos. De la clase media. Claro que la denominación clases medias abarca franjas con distintos niveles de ingresos. Pero con pautas culturales bastantes parecidas.
¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Porque recibí una educación parecida a la tuya. Claro que pensamos distinto. ¿Sabes una cosa? En un momento de la vida hay que empezar a desaprender mucho de lo que nos enseñaron, porque son anteojeras que impiden entender la realidad. Son como anteojos para no ver. No se puede prescindir del estudio de nuestra historia que es muy diferente a la que nos enseñaron. ¿Sabías que la historia es la política del pasado y la política la historia del presente? Es una perogrullada, pero si no reflexionaste sobre esto decís como muchos de nuestra propia clase que la política es una porquería. Con lo cual terminas afirmando, si proyectas retrospectivamente la aseveración que la historia es una porquería. Que nuestra historia es una porquería. Y no es cierto. Hay como en todo proceso histórico clases sociales con sus representantes, sus proyectos, sus intereses. Hechos heroicos y miserables Si uno no sabe como esos sectores se enfrentaron, como actuaron y como perviven o no en el presente es como intentar ver una película por el final. Es inentendible.¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Yo te vi en las marchas de Blumberg. Yo fui como periodista. Vos como manifestante. Te observe con la vela en la mano. Y gritabas enfervorizado cuando el falso ingeniero hablaba que los derechos humanos eran para los delincuentes y no para la gente decente. Y sostenías que había que endurecer las penas como solución. ¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Me acuerdo cuando me relataste horrorizado las atrocidades del "Proceso", como denominas aún hoy a la dictadura criminal. No sabías nada decías, pero recuerdo que en los tiempos de plomo afirmabas que a algunos vecinos no los vistes más y con rostro imperturbable afirmabas: "Por algo habrá sido".Cuando supiste lo que pasó, lo colocaste en un casillero. No interrelacionas. No vinculaste que el terrorismo de estado era la condición necesaria para arrasar el modelo de sustitución de importaciones y liquidar el Estado de Bienestar. Había que terminar con la industria para disminuir significativamente el peso de la clase obrera y hacer posible lo de la "colonia próspera" que abrazaste entusiasmado cuando descubriste que Menem, que te aterrorizaba con sus frondosas patillas y con sus promesas electorales que te recordaban al peronismo histórico al que se opusieron tus padres o tus abuelos, se transformó en un cruzado del neoliberalismo.¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Vos sos crítico a destiempo de la dictadura criminal, pero no lo sos tanto de Martínez de Hoz. ¿No te das cuenta que fue Martínez de Hoz y lo que él representaba el que puso a Videla y no como parece que Videla designó a Martínez de Hoz? Me parece que leíste El Principito sin entender aquello de "lo esencial es invisible a los ojos". ¿Cómo decís? Que la primera presidencia de Menem fue buena, pero que en la segunda se desbarrancó por el aumento excesivo del gasto público que incurrió porque quería la re- reelección. Mordisquito: vos te compras todo lo que te venden los medios del establishment.




Vos crees que tenés criterio propio y hablas por boca de otros. Disculpa que te lo diga Mordisquito. Terminas siendo funcional a los intereses de los que siempre, siempre finalmente te cagan. En la segunda presidencia se exteriorizaron los efectos de las decisiones tomadas en la primera y además se profundizaron otras medidas lesivas. Te lo presentan así para no descalificar el fondo de la política suicida concretada y volverla a aplicar cuando las circunstancias lo permitan porque todo se debió, te venden, a la desmedida ambición de Menem.¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Tenés reminiscencias de la convertibilidad. Ganabas en dólares y Europa resultaba muy barata. ¿Te acordás? Igual que con Martínez de Hoz. No te ofusques. ¿Cómo decís? Que sos grande para comprar buzones. Entonces explícame como te creíste e hiciste un dogma eterno del 1 a 1. Y cuando repetías lo de la dolarización porque de esa forma no incurriríamos en la tentación de emitir moneda en forma descontrolada. ¿Como decís? Que vos no sos como esos que venden su voto por un plan trabajar. Bueno no me hagas recordar las cosas en cuotas que compraste y que luego temblabas si se cambiaba la paridad monetaria. ¿Viste que las cosas no son blancas o negras? ¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Sostenés que los más pobres votaban a Menem. Y acá tenés razón. Y decís que eso pasa igual ahora con Kirchner.




Pero como es eso Mordisquito. Votabas a Menem coincidiendo con los pobres, que en los primeros dos años de la convertibilidad, la estabilidad y el acceso al crédito para el consumo, les mejoró la vida, mientras que menos visible, la apertura indiscriminada de la economía cerraba las fuentes de trabajo. Pero Mordisquito volvamos a la aseveración que los que votan a Kirchner son los mismos que votaban a Menem. ¿Vos a quién votaste? A Carrió. ¿Y tus amigos? A Carrió para que se llegara al ballotage, otros a Lavagna, los muy liberales a López Murphy y tus amigos más de izquierda a Pino Solanas. ¿Y cómo era en 1995? Muchos votaron a Menem y los que hoy votan a Solanas y Kirchner, entonces lo hicieron por Bordón- Álvarez. ¿Y entonces donde ves Mordisquito que es igual? Me parece que confundís aserrín con pan rallado. Resumamos. En 1995 los más pobres y franjas importantes de las clases medias y la casi totalidad de las clases medias altas y las altas votaron por Menem. Y ahora ¿quién votó a Cristina Fernández? Lo hicieron fundamentalmente las clases medias bajas, los pobres, y algunas franjas de clase media, con aporte de un sector del "progresismo". Los medios altos y los de mayores ingresos se inclinaron por el voto útil a Carrió, a quién odiaban hasta las elecciones anteriores. Son los mismos que antes votaban enfervorizados a Menem, luego a Cavallo a quién veían como el verdadero rubio de ojos azules, y más recientemente a Macri en Capital. Decime Mordisquito ¿Vos votaste contra el gobierno por razones económicas o ideológicas? Deja Mordisquito. No me contestes. Lo hago por vos. ¿Sabes por qué? ¡Porque a mi no me la vas a contar Mordisquito! Te irrita la presencia de Hebe de Bonafini, la relación con Hugo Chávez, que no se haya reprimido a los piqueteros, que se vuelva una y otra vez al pasado, que se hayan recuperado algunas conquistas laborales, el control de precios, Moreno, las retenciones, la "prepotencia" de los sindicalistas, las limitaciones a la libertad de prensa, el Consejo de la Magistratura, algunas denuncias de corrupción, los Fondos de Santa Cruz, el autoritarismo de los Kirchner, el atril, la sucesión matrimonial, los excesos en la vestimenta de Cristina, las desprolijidades en la ropa de Néstor Kirchner, el enfrentamiento con la Iglesia, que se le haya pagado al Fondo, la inseguridad, que cuando te enfervorizas llegás a decir que ya no se puede salir a la calle, el atropello al INDEC, los cartoneros que no te lo sacan de la vista, el aumento del tomate, que las mejorías son consecuencias del viento de cola internacional¿ Me quedan otras cosas Mordisquito? ¿Como decís? Que en líneas generales están casi todas. Bueno con algunas coincido Mordisquito, desde una vereda diferente a la tuya. Tenes razón con el atropello al INDEC, con la presencia de algunos casos importantes de corrupción, con el muy poco claro itinerario y rendición de cuentas de los Fondos de Santa Cruz, con que Moreno es un funcionario impresentable. Pero no te haces cargo de los cuatro años de crecimiento, de los tres millones de puestos nuevos de trabajo, de la disminución significativa de los piquetes, prácticamente sin represión. De la mejoría del Pami, del renacimiento de todas las economías regionales, es cierto que muchas a la vera de la soja, de la recuperación de algunos resortes económicos, de la mayor presencia del Estado en el tema jubilatorio sesgado hasta ahora hacia las AFJP, de la política de derechos humanos, de la Corte impecable, de la depuración de las fuerzas de seguridad, del no al ALCA, de la política latinoamericana.El pago al Fondo es una medida discutible pero evitó desde entonces las supervisiones periódicas. El endeudamiento con Venezuela es más caro pero tiene la enorme ventaja que no está sujeta a condiciones lesivas para las políticas económicas. Lo de la libertad de prensa es un cuento que te vendieron. Recorré la televisión, las radios, los diarios, salvo algunas pocas excepciones importantes, son críticos u opositores. Claro, no voy a desmentirte que hubo llamados telefónicos a periodistas como forma de fomentar la autocensura y discrecionalidad con la publicidad oficial. Con relación al dedazo, no hubo internas para elegir a ningún candidato presidencial, así que la postulación de Cristina Fernández es tan criticable como el del resto de los candidatos. Mirá como está corrida ideológicamente la sociedad argentina, fruto del triunfo cultural del arrasamiento, que los módicos avances del kirchnerismo te producen un odio desproporcionado. ¡Ahora te das cuenta mirándote al espejo como estaban tus padres o tus abuelos de 1945-1955! Las caracterizaciones equivocadas han dado lugar a muchos errores garrafales. Tus abuelos o tus padres fueron antiperonistas por considerar que Perón era fascista. A su vez muchos padres, tal vez los tuyos, de tus compañeros, se hicieron peronistas por considerarlo a Perón socialista. Vos sos antikirchnerista, entre otras cosas, porque lo consideras montonero.




La verdad es que Perón no fue ni fascista ni socialista y Kirchner no fue montonero, aunque tenga tics y prácticas de esa época.¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Tenés razón cuando criticas prácticas clientelísticas o punteros que lucran con la pobreza. Se parecen a vos que más que la pobreza te asusta su presencia. No querés que se termine con ella, sino que te la alejen de tus ojos. Y que las autopistas sean seguras para llegar el fin de semana al country. ¿Que razonamiento te llevó a pensar que la seguridad se compraba aislándose detrás de un muro o un alambrado? Es cierto que estás más protegido que los que no cuentan con esa posibilidad, pero finalmente hay que salir para ir a trabajar ahí donde las políticas que muchas veces apoyaste, que digo, celebraste hasta el orgasmo, distribuyeron generosamente la pobreza que ahora te asusta. Pero no es tanto la pobreza la que crea la inseguridad para que un chico o un grande drogado te mate por nada. Es la desigualdad, la exclusión, vidas sin atisbos de futuro en donde los segundos de inclusión los brinda el paco. Hemos desvalorizado y despreciado su vida y ahora es inútil pedirle que respete la nuestra.¡A mi no me la vas a contar Mordisquito! Porque te vi gritando y atacando las paredes de los bancos que se quedaban con tus depósitos a los que considerabas hasta entonces las catedrales de la seguridad del libre mercado, los símbolos indestructibles de nuestro arribo al primer mundo. ¿Te acordás cuando cantabas Piquetes y Cacerolas, la lucha es una sola?Cuando mirabas con horror el abismo del descenso social. Y ahora que estás mucho mejor, que recuperaste actualizados tus depósitos, guardaste las cacerolas, compraste nuevas, no abolladas, junto con los pasajes del viaje al Caribe, exigís que te oculten la pobreza cuando te dirigís con tu auto nuevo, cero kilómetro, al centro. Es cierto Mordisquito, que los gobiernos populistas se caracterizan en sus falencias por carecer de políticas culturales que te incluyan. Y entonces te sentís víctima y terminas analizando un proceso histórico por la nariz de Cleopatra. Quiero ser sincero como siempre lo he sido con vos Mordisquito. Me das bronca. Por tu forma de razonamiento. Y porque me obligas a sobreactuar mi defensa de lo que vos atacas. Porque ¿Sabés que yo tengo tal vez más críticas que vos? Pero son de otro calibre y hechas desde distinto lugar. Siempre hay dos veredas en la vida y hay que elegir por los grandes rasgos donde uno se ubica. Hay cosas que se hicieron bien, sorpresivamente, y no tengo pudor en elogiarlas. Y desde ahí, aunque no soy oficialista, salvo cuando tengo que contestar tus odios y arbitrariedades, efectúo mis señalamientos críticos. Tus prejuicios heredados y los que te desarrollan desde los medios. Critico la posibilidad de desarrollar un capitalismo nacional sin burguesía nacional y sin reestructurar un estado que actúe en reemplazo de ella. Es como intentar hacer una tortilla sin romper los huevos.Alerto sobre la continuidad en los rasgos fundamentales del modelo de los noventa. Que la primarización de la economía y las exportaciones nos deja preso de las contingencias internacionales. Que las retenciones obtenidas de la soja narcotizan al gobierno mientras que el cultivo conduce al monocultivo, al arrasamiento de la tierra, a la desertización. Que en materia de petróleo, gas y minería se sigue la criminal política de los noventa. Que no se define desde el Estado un perfil industrial. Que el sistema bancario y financiero sigue siendo parasitario. Que la distribución regresiva del ingreso no se ha revertido significativamente. Que han pasado cuatro años y no se estableció otro sistema impositivo que permitiera mejorar la distribución. Que es una infamia que siga habiendo hambre en la Argentina, algo no difícil de solucionar. Su poca consistencia en la construcción política. La creciente extranjerización y oligopolización de la economía. Apenas algunas críticas de muestra. Pero ninguna de las alternativas electorales factibles se hubiera propuesto la solución de estas carencias y creo que no habrían encarado lo positivo que se hizo. ¿Te acordás lo que los medios decían por si y reflejando la opinión de muchos candidatos cuando se intentaba una importante quita de la deuda externa? Nos caemos del mundo afirmaban.






Y fíjate como es dialéctica la cosa. El gobierno consiguió un respiro importante por la quita y la reprogramación pero la deuda que ha permitido la fiesta de muchos y el reingreso al mercado de trabajo de millones. ¿Pero sabes una cosa? Está ahí vivita y coleando acercándose a nuestro cuello como una remake de la circular 1050.Pero todo esto no forma parte de tus preocupaciones Mordisquito. Muchas de tus críticas tienen el espesor de la liviandad. Antes el desarreglo de Néstor. Hoy el excesivo atildamiento de Cristina. Haces del gatoflorismo un emblema. Antes que Kirchner era un chirolita de Duhalde. Hoy que son hegemónicos.Y entonces llamas enfervorizado a los contestadores de la radio o las cartas de lectores de los diarios. Y podes ser un Mordisquito empresario comerciante o industrial que está molesto porque los sindicalistas tienen más presencia en la vida política, porque hay paritarias, porque la disminución de la desocupación lastima a la flexibilización laboral. Porque no querés saber nada con el Estado, al cual llamas cada vez que te va mal y cuando te va bien como ahora, pedís suicidamente una apertura total de la economía. O podes ser un ama de casa cuya obsesión cotidiana pasa por las góndolas del supermercado y estás enojada por las mentiras del costo de vida. O tal vez un profesional "progre" al que le gustan unas cuantas cosas realizadas por el gobierno, pero no se banca el atril de Kirchner o la falta de conferencias de prensa y expresaste tu rechazo votando a Pino Solanas. O tal vez sos un empleado jerárquico que sin darte cuenta y sin serlo pensás como el dueño de la empresa. Para encontrar algunas explicaciones al resultado de las elecciones podes hacer una encuesta empírica. Pregúntale a la persona que trabaja en tu casa, cuantos de su familia trabajaban en el 2002/2003, cuantos vivían de los Planes que denostabas entonces y cuanto trabajan ahora. Se como vos que mucho de ese trabajo es en negro y precario, pero ponete solo un minuto en la piel del otro. Y responde, sinceramente, si con limitaciones que hay que superar, la situación es la misma. ¿Sabés una cosa Mordisquito? No creo que hoy vos seas antiperonista. Es complicado ser anti de algo que es mucho más pasado de su mejor momento que futuro. Como se pregunta la Licenciada María Esperanza Casullo ¿Cómo puede ser que un gobierno que ha hecho de la desperonización (simbólica agregaría) su bandera, sea rechazado con argumentos que vuelven a revisar los estereotipos antiperonistas del pasado. Esos que se aletargaron cuando regresó Perón en junio de 1973 y hasta los gorilas aceptaron, frunciendo la nariz, con abundante dosis de remedios hepáticos, que era el único que podía controlar las fuerzas sociales desatadas. Hoy sos profundamente antipopulista Mordisquito. Lo popular te eriza los pelos como a tus antepasados el peronismo.


Estás atravesado por la zoncera sarmientina de Civilización y Barbarie. Hugo Chávez te recuerda a Perón. Evo Morales a los cabecitas negras y entonces el reflejo pavloviano heredado te produce una urticaria irracional. ¡Qué casualidad! Lo mismo que a Lavagna y Carrió. Ésta dice desde siempre que admira a Evita. Si, la que está muerta y depurada de las aristas que a Carrió, de haber sido contemporánea le hubieran producido un ataque de republicanismo y antiautoritarismo extremo, de mayor magnitud que los partos catastróficos que anunciaba hasta que entró en un optimismo publicitario. Y en este punto, y para terminar, recurro a una anécdota de Discépolo en uno de sus famosos Mordisquitos, esos que lo llevaron a morir aislado por el gorilaje y su intelectualidad. Se refería con el ejemplo a los críticos insustanciales, no aquellos que señalaban con criterio las limitaciones del peronismo y a pesar de ellas privilegiaban las notables transformaciones. En una ocasión Enrique había conocido un excepcional trapecista y decidió invitarlo a Mordisquito. Ambos fueron al circo. Impacientes esperaron que apareciera el artista. Al final de la función, ingresó el trapecista. Coloco una escalera, sobre ella diez sillas haciendo equilibrio, sobre la última una mesa, sobre ella una nueva escalera y colocándose boca abajo, a más de veinte metros de altura, con los pies tocaba un arpa que colgaba amarrado del trapecio. Discépolo entusiasmado le preguntó ¿Qué te parece el trapecista? Con su cara inmutable, con una expresividad helada, Mordisquito contestó: "En otros lados vi mejores. Además no toca bien el arpa".




Fuente : http://www.nuevasion.com.ar/





........................................................................................



LANACION.COM. Sociedad .
El fenómeno on line: la Red, vidriera del destape virtual



Para una generación que creció en un contexto cultural en que, coinciden los especialistas, la imagen es percibida como un instrumento de poder, Internet se ha convertido en la herramienta ideal para jóvenes que buscan exhibirse movidas por la fantasía de ser reconocidas: es accesible para todos y cualquiera puede convertirse en "productor amateur" y distribuidor de pornografía. De allí la popularidad de algunos sitios en los que las adolescentes se muestran sin pudor


Domingo 2 de diciembre de 2007 Publicado en la Edición Impresa . La Nacion.com
Noticias de Enfoques:


Es un cuerpo de mujer (des) cubierto por un primoroso corpiño de puntillas blancas y un culotte con estrellitas amarillas. Parada, levemente inclinada hacia un costado, saca pecho con esmero. Los ojos, un poco tapados por un flequillo de melena morocha, están fijos en la lente de la cámara digital que sostiene con la mano derecha y que apunta a un espejo que no sale en plano. En las paredes rosa hay un póster de la cantante Cristina Aguilera. Más atrás, se adivina una cama de una plaza, aunque sólo se ve un pedazo del cubrecama de guardas fucsia y naranja, tan chillón y llamativo como la protagonista de la foto. Laika , el apodo que reproduce el nombre de su perra y que se puso para componer este personaje de bomba fatal, dice que ya cumplió los 18 años, aunque su voz aniñada y su risita aguda y repetida parezcan desmentirla. Hace de productora, fotógrafa y modelo, todo a la vez: juega en su dormitorio a seducir frente al espejo, ensaya poses idénticas a las que ve en las revistas y sube su trofeo a la computadora. Dice que ya terminó el colegio, cuenta que recurre a tretas para que sus padres no la sorprendan en una de sus sesiones fotográficas y confiesa que se duerme a la madrugada con los dibujos de Cartoon Network. Ahora, su imagen despierta las fantasías de cualquier cibernauta que entre a la página de "El gordo" ( http://www.laschicasdelgordo.com.ar/ ), un sitio web que -siguiendo a la pionera Alta pendeja ( http://www.altapendeja.com.ar/ ), hoy cerrada ante la amenaza de complicaciones legales- publica miles de fotos eróticas de adolescentes ávidas de ser reconocidas, llamar la atención, formar una identidad, existir. Porque la Red es la vidriera más accesible para una generación que hace un culto de la imagen y la desinhibición. Daniela Gutiérrez, especialista en Educación, señala que el contexto cultural en el que crecieron los adolescentes incentiva estas prácticas. "Los modos de ser de los jóvenes no se gestaron mágicamente -explica-. Los chicos crecieron en una cultura que ha priorizado la imagen como un instrumento de poder indiscutido. Si tenés un buen cuerpo, ¿por qué no mostrarlo? La fantasía de ser vista es la de ser reconocida. En estos tiempos, ser alguien es estar en una foto de revista o en un segundo de televisión". La historia de Laika es parecida a la de miles de chicas: comenzó mostrando sus fotos más provocativas en su propio fotolog, una especie de diario de vida en versión digital. En junio pasado, se animó a mandar su imagen al portal de "El gordo" como un juego, para ver si era seleccionada. "Cuando vi que habían subido mi imagen me entusiasmé y ya les mandé 77 fotos distintas", cuenta. Vive en su casa de Florencio Varela con su papá (que trabaja en un taller de chapa y pintura), su mamá (esteticista), su hermano mayor y su novio, José, que tiene 23 años y es policía. "Cuando estoy aburrida en mi casa, mando fotos. A mi novio no le gusta mucho la idea; mi mamá algo sabe, no se enojó, pero me pidió que no me meta en nada raro". El sociólogo e investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Marcelo Urresti destaca la irrupción de la tecnología accesible como factor de cambio. "Internet permite romper la frontera entre el productor y el consumidor. Antes esas imágenes circulaban por otros canales de distribución. Hoy, cualquiera puede ser un productor amateur", detalla. Y a la hora de discriminar por medios, advierte que "la influencia de Internet es mucho más potente que la televisión en los menores de 17 años". Su hipótesis fue confirmada por la docena de chicos de entre 13 y 19 años consultados para esta nota, que dijo pasar un promedio de cinco horas por día frente a la computadora durante la semana (chateando y creando o mirando fotologs) y hasta diez horas diarias los fines de semana. Como todas, Laika muestra su cuerpo gratuitamente: los administradores del sitio no les pagan por exhibir sus imágenes. "No lo hago por plata, aparecer me hace feliz; todavía no caigo en que los chicos comenten sobre mí [en el portal se pueden escribir comentarios]; ¡es como tener fans!", se sincera, maravillada. Laschicasdelgordo.com.ar, una de las páginas más recientes del rubro, cuenta con más de 3000 fotos de adolescentes de todo el país (que no llegan a estar totalmente desnudas) y registra un promedio de 85.000 visitas por día. En este sitio, la foto la puede mandar cualquiera: la protagonista, el novio, un ex novio. Sólo hay que enviar un mail con mínimos datos, entre los que figuran la edad de la "modelo". Debe ser mayor de 18 años, aunque no hay manera de comprobarlo (no se pide DNI). La precursora de esta novedad fue la página Altapendeja.com.ar, creada en noviembre de 2005, que llegó a exhibir 200 mil fotos y a alcanzar la cifra récord de 300 mil visitas diarias. Además, contó con una sección Premium, que incluía fotos de chicas desnudas y costaba al usuario la suma de 50 dólares. El ideólogo de este emprendimiento es un joven de 20 años, oriundo de Rosario. Su nombre es Alejandro Sena y se vio envuelto en un buen lío que lo obligó a cerrar la página el primero de noviembre. En pocas semanas, recibió más de 50 reclamos para que diera de baja fotos cuya exhibición sin autorización ofendió a las personas retratadas. La explicación oficial que dio Sena lo deja como víctima de un fraude informático: un supuesto hacker habría introducido un virus mediante el cual ingresó al sistema de la página y subió imágenes sin permiso para destruir la credibilidad del sitio. Sin embargo, la reputación de Altapendeja.com.ar ya había sido cuestionada por algunos informes televisivos que daban cuenta del nivel de discrecionalidad que tenía el administrador respecto del uso de las imágenes que las chicas cedían en forma gratuita, amparado en el vacío legal existente en torno a los delitos penales por Internet. El usuario que subía una foto a Altapendeja.com.ar se comprometía a otorgar al sitio "una licencia perpetua para su uso, publicación, comercialización, difusión y/o reproducción en cualquier medio, con cualquier finalidad, en forma ilimitada y gratuita", según rezaban las cláusulas que las chicas aceptaban con total ingenuidad. ¿No te preocupa lo que pueda pasar con esas imágenes?, preguntó LA NACION a dos adolescentes que ingresaron fotos en portales similares. La respuesta: "Sí, que lo vean mi papá o mi hermano". Algunas famosas ya entendieron que la tecnología al servicio de la pornografía puede convertirse en un juego peligroso. El video de Wanda Nara practicando sexo oral a un hombre y mirando fijo a la cámara de un celular levantó todo tipo de comentarios en agosto pasado. La vedette juró que las imágenes fueron subidas a la Red sin su consentimiento por un ex novio y lloró a mares en cuanto programa de chimentos pudo. Mucho más dañino fue lo que sufrió María Fernanda "Chachi" Tedesco, la chica de 22 años que Disney expulsó de la selección de artistas para la edición argentina del musical High School Musical cuando se difundió un video que la mostraba manteniendo relaciones sexuales con un ex novio. El video en cuestión había sido robado por el primo de la chica y vendido a un sitio de Internet. El escándalo hizo famosa a Tedesco -que ahora participa en la actual versión de Cantando por un Sueño , en el programa de Marcelo Tinelli-, pero su representante dijo a LA NACION que el episodio hizo un gran daño al perfil de carrera que quería darle a la actriz, y tramitó un recurso de amparo para impedir la reproducción de las imágenes en la televisión y en medios gráficos. La proliferación de fotos y videos de adolescentes semidesnudas en Internet (y sus consecuencias no deseadas) no es solamente un tema local. Como ejemplo, basta recordar que, en Estados Unidos, casi al mismo tiempo que se conocía aquí la expulsión de Tedesco, la protagonista de la versión original de High School Musical, Vanessa Hudgens, tuvo que pedir perdón públicamente por la aparición en la Red de una fotografía suya en la que aparece desnuda. La imagen muestra a la popular actriz, de 18 años, mirando a la cámara, en un baño, con una cortina roja detrás. En este caso, y dado el éxito arrasador de la película (sólo en Estados Unidos High School Musical 2 atrajo a más de 17 millones de televidentes), Disney perdonó a Hudgens, aunque emitió una declaración: "Esperemos que haya aprendido una valiosa lección". Volviendo a la Argentina, el cierre de Altapendeja.com.ar no detuvo la creación de páginas de similar inspiración: por el contrario, se reproducen con la velocidad de un click. Así, por ejemplo, surgió el sitio "Tuspendejas" ( http://www.tuspendejas.com.ar/ ), fundado por Ramiro Sáenz, casualmente, compañero de colegio de Sena. Además de las fotos, la página muestra videos de chicas haciendo streaptease. "Las chicas dicen que mandan las fotos para sentirse sexy, mostrar su cuerpo y aumentar su ego personal", afirma Sáenz, cuya página recibe entre 15.000 y 20.000 visitantes por día. Otra página del estilo es ¿Sexy o no? ( http://www.sexyono.com/ ), donde las adolescentes dejan sus fotos sensuales para que los cibernautas voten y decidan sobre cuán sexy son. Este portal permite también conocer gente, con avisos escritos por las chicas que parecen calcados del rubro 59 de los clasificados. Ante el vertiginoso destape virtual, Gutiérrez arrima una reflexión: "No es fácil para los jóvenes de hoy ocupar espacios propios. Si los adultos se tatúan, toman pastillas para la erección y las madres corren detrás del sueño de ser eternamente jóvenes y turgentes, ¿cuál es el territorio disponible para los jóvenes? ¿No los estaremos empujando a ir siempre un poco más allá?". M. C. T. Testimonios "Si querés saber algo de sexo le preguntás a una amiga. A la última persona que le contás algo es a tu mamá. ¡No da!" "El otro día fui a una fiesta y los egresados se pusieron en círculo, los varones se daban piquitos y dos amigas apretaban y se reían; estaban todos re en pedo. Yo conozco a esas chicas y sé que les gustan los varones, sólo lo hacían para llamar la atención". Mariana, 16 años Barrio Norte "Cuando estoy aburrida en mi casa mando fotos. A mi novio no le gusta mucho la idea; mi mamá algo sabe, no se enojó, pero me pidió que no me meta en nada raro. No lo hago por plata, aparecer me hace feliz; todavía no caigo en que los chicos comenten de mí [en el portal se pueden escribir comentarios]; ¡es como tener fans!" Laika, 18 años Florencio Varela (subió fotos a Laschicasdelgordo) "Ya no se estila el noviazgo durante la escuela. Eso empieza recién en la facultad. Hoy todos (mujeres y varones) quieren pasarla bien en el momento con el que pinte"/ "Hoy las chicas están cada vez más zarpadas; muestran más [cuando se visten] o terminan vomitando en la calle de lo borrachas que están, igual que un varón" Lucas, 17 años Tolosa, La Plata "Para un varón siempre es más top conseguir un pete que un transa. Hoy es algo re común. Sobre todo entre las más chiquitas" Emilio, 18 años Olivos "Ahora se usan el reggaeton, la cumbia y la marcha un poco menos. La música es bastante zarpada. Cuando bailás, el mismo reggaeton te lleva a abrir las piernas y llegar hasta el piso para menear" Delfina, 16 años Palermo Viejo "Estoy todo el día en la computadora de mi cuarto. En el messenger tengo 650 contactos con los que chateo todo el día. Además, tengo tres fotologs personales, donde subo mis fotos y escribo sobre mi vida. Así conocí un montón de chicos" Lucía, 13 años Centro porteño



Jueves 6 de diciembre de 2007




.................................................................................................



Edición impresa Suplemento Cultura Nota Michel Houellebecq
Nihilista de profesión


El alguna vez “enfant terrible” de la literatura francesa dio una conferencia de prensa en Buenos Aires. Afirmó que "las novelas no deben ni pueden cambiar el mundo" y que "cuando uno ama pierde la libertad".
Amalia Sanz Especial desde Buenos Aires A pocos escritores les calza tan bien el título de "star literaria". En la actualidad no son muchos los que levantan polvareda con sus palabras dentro y fuera de sus libros. Michel Houellebecq es uno de ellos. Con una infancia difícil, algunas tempranas internaciones en hospicios psiquiátricos y la reputación de provocador sobre sus espaldas, Houellebecq sacudió los adormilados círculos de las letras francesas cuando en 1998 publicó su segunda novela, Las partículas elementales (Anagrama), con la que –además de vender más de 350.000 ejemplares– provocó acalorados debates que trascendieron las fronteras de su país. Las acusaciones de reaccionario, misógino, homófobo y soberbio se cruzaron con los elogios de quienes encontraron en su novela una voz políticamente incorrecta y lúcida que diseccionaba a la sociedad contemporánea con una crudeza demoledora. A partir de entonces, Houellebecq es uno de los nombres insoslayables de la literatura contemporánea. Sus novelas Plataforma (Anagrama) y La posibilidad de una isla (Alfaguara) han sido publicadas en una treintena de países y la figura de escritor maldito que se ha construido en torno suyo lo ha colocado en un lugar de privilegio: admirado u odiado, Houellebecq está de moda. En una visita relámpago a Buenos Aires, el escritor –quien viaja a Santiago de Chile invitado a dar una conferencia sobre las ciudades–, habló con la prensa y dejó algunas pruebas que explican por qué se ha ganado la fama de nihilista. Todo es relativo. "La falta de amor nos hace más libres", afirma Houellebecq al comienzo de la conferencia con su tono siempre pausado e inalterable. "Cuando uno ama pierde la libertad y esto es una verdad evidente. En el momento en que estamos cerca de una persona querida, nos preocupamos por cuestiones banales. Incluso, Nietzsche decía que el filósofo casado pertenecía al registro de la comedia", continúa, aunque inmediatamente también admite que "el hecho de reconocer que uno es muy libre cuando está solo relativiza el interés por la libertad misma". Irreverente en algunas de sus declaraciones pero excesivamente formal y sereno a la hora de responder, el autor de Ampliación del campo de batalla relativiza insistentemente una buena parte de sus palabras y opiniones. "Es que creo que no tengo una personalidad muy afirmada, soy vago y contradictorio en mi vida cotidiana. Hoy tengo que hacer un esfuerzo y pensar porque ustedes me están haciendo preguntas muy serias, pero en realidad podría decir cualquier otra cosa", afirma y, más allá de la broma, la maniobra parece ser una de sus operaciones más frecuentes. En el universo de Houellebecq nada parece ser definitivo, y sus palabras por momentos se niegan, se minimizan o se contradicen. A la hora de responderles a quienes lo acusan de xenófobo –"no creo serlo"– y misógino –"se podría discutir"–, asegura que, si bien en sus novelas puede leerse cierto maltrato a los personajes femeninos, él no desprecia a las mujeres a la vez que confiesa que "lo más penoso del tema es que cambio de opinión con frecuencia". "A veces tomo el punto de vista de una bacteria: para una bacteria el hombre y la mujer son criaturas más o menos parecidas, son casi lo mismo, pero luego me contradigo cuando veo mujeres demasiado encantadoras: me molestan un poco"; y continúa el tono divertido contando que durante una buena cantidad de tiempo, intentó hacerse mantener por una mujer para dedicarse sólo a escribir, "pero no la encontré. Hay muchas falsas feministas, cuyo sueño en realidad es ser amas de casa y esa deshonestidad no me gusta". Casi autobiográfico. Houellebecq, quien no se ve a sí mismo como un provocador –"soy sólo realista", declara–, no entiende que el trabajo de escritor sea una verdadera profesión: "Cuando alguien habla de profesión, piensa en una continuidad. Cada libro que escribo creo que será el último y eso es exactamente lo contrario a una profesión", afirma. Y reconoce además que varios de sus personajes, en particular Michel y Bruno, protagonistas de Las partículas elementales, tienen elementos autobiográficos aunque el proceso es atípico porque "fantaseo qué hubiera pasado conmigo si hubiese tomado, por ejemplo, el camino de la investigación científica, como Michel, algo que pude haber hecho pero desistí. Imagino vidas que casi podría haber tenido". Remata con una dosis más de pesimismo al asegurar que él podría ser cualquiera de sus personajes en tanto "soy casi nada en mi vida, pero tengo mucho potencial", y se ríe con ganas mientras agrega: "No sé si debería reírme tanto de esto". Más tarde, sostiene que la literatura no puede ni debe tener una función social, "al menos no la novelística, la literatura que puede llegar a cambiar el mundo es otra: las Epístolas de San Pablo, el Corán o el Manifiesto del Partido Comunista, pero nunca las novelas". Y luego agrega que un cambio en la humanidad no sólo es posible sino que además sería bienvenido: "Hace mucho que la humanidad no cambia. Hubo un salto genético intenso y rápido y luego no pasó nada más. A lo mejor, habría que producir un nuevo cambio genético", exagera, alejándose de cualquier ideal humanista. El dedo en la llaga. Sin dudas, las declaraciones de Houellebecq que menos indiferencia han causado en Europa fueron las que reflejan su posición –presente en sus obras y replicada en las entrevistas– frente a la generación de los ’60, en general, y al Mayo del ’68, en particular. "La generación del ’60 tenía una tendencia a sobrevalorar sus propios objetivos", enuncia categórico y sigue: "Desarrollaron cierto cinismo revestido de combate libertario, y hay que admitir que existían uno o dos activistas políticos por grupo. No podemos pensar en una generación de marxistas, tercermundistas generosos, eran realmente muy pocos, hablaban mucho y por eso parecían más, pero la mayoría era un grupo de cínicos y consumidores", ataca. A la hora de meter el dedo en la llaga de la sociedad francesa, nadie es más preciso. Admite que se sorprende ante el éxito de la autopublicidad engañosa que produjeron los protagonistas del Mayo francés, "un suceso que sin dudas no cambió en nada la historia del mundo". Hacia el final de la conferencia, reconoce que Francia es un país extraño, cuyos habitantes viven en la "contemplación masoquista de su propia decadencia", a diferencia de los Estados Unidos que "obtiene su fuerza a partir de que creen su total superioridad y cuando uno cree eso convence a los otros y funciona". Allí, para Houellebecq, se cifraría una de las claves que explica el dominio cultural estadounidense en buena parte del mundo, "aunque los franceses más o menos podemos arreglarnos, todavía algunos buenos escritores tenemos", remata divertido como para echar por tierra su fama de malhumorado.

Ayer al mediodía, Michel Houellebecq ofreció una conferencia de prensa en la Alianza Francesa de Buenos Aires, organizada por la Embajada de Francia y las editoriales Alfaguara y Anagrama.


De rusos y argentinos

“Parecía que aquí había gente interesada por mí y me gusta que la gente se interese por mí", se ríe Michel Houellebecq, explicando las razones que lo trajeron a la Argentina. Con una cuota de modestia exagerada, asegura que no recibe correos electrónicos de admiradores "salvo de dos países: Argentina y Rusia. Es extraño porque no es frecuente que los lectores me escriban, pero sí los argentinos". El escritor cuenta que sentía especial curiosidad por conocer el país porque "a diferencia de Brasil o Colombia, países que evocan cantidades de imágenes, desde el punto de vista europeo no hay demasiados clichés en torno a la Argentina, y eso despierta cierto misterio". Admitió que tampoco conoce demasiado sobre la literatura local, además de Jorge Luis Borges, cuya obra siempre le ha interesado mucho. Citó también La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares, como otro libro que lo ha impresionado. "Lamentablemente, no conozco nada de la literatura argentina reciente, pero confío en que debe haber buenas cosas. Cuando un país tiene una historia literaria tan rica, el impulso no se detiene", concluyó.




........................................................................................











MORFEO:¿ Crees en el destino, Neo?
NEO: No.
MORFEO:¿Porque nó?
NEO :no me gusta la idea de que no pueda controlar mi vida.
MORFEO: Lo sé perfectamente. Déjame decirte porque estás aquí.. Estas aquí porque sabes algo. No puedes explicar ese algo. Pero lo sientes. Lo has sentido toda tu vida…Este mundo tiene algo raro. No sabes qué es, pero ahí está…como una astilla en tu mente, volviéndote loco. Esta sensación es la que te ha traído a mí. ¿ Sábes de que estoy hablando?
NEO: ¿ La Matrix?
MORFEO: ¿ Quieres saber lo que es?
NEO: Sí.
MORFEO: La Matrix está en todos lados . A nuestro alrededor. Aún aquí en este mismo cuarto. La ves cuando miras por la ventana… o cuando enciendes el televisor. La sientes cuando vas a trabajar… cuando vas a la iglesia… cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que te han puesto sobre los ojos, para cegarte a la verdad.
NEO: ¿Cuál verdad ?
MORFEO: Que eres un esclavo, Neo. Como todos, naciste para esclavo. Naciste en una prisión que no puedes oler, probar ni tocar… Una prisión para la mente. Desafortunadamente uno no le puede decir a nadie lo que es la Matrix. Necesitas verla con tus propios ojos. Ésta es tu última oportunidad. Después ya no puedes echarte para atrás. Si te tomas la pídora azul… la historia acaba, despiertas en tu cama… y crees lo que tú quieras creer. Si te tomas la píldora roja… te quedas en el País de las Maravillas… y te enseño qué tan profundo es el agujero.. Recuerda, lo único que te ofezco es la verdad. Nada más.
( Parte de la escena ocho del film Matrix)





..............................................................................................

POEMAS DE JLPO



Viniste



Viniste un día
de improvizo,
cuando menos lo esperaba
para alegrar
mi tiempo y
consolar mis penas.
Llenaste los lugares
Con tu presencia,
tus cosas, tus risas,
tus llantos, tus
ocurrencias.
Fuiste enviado
en el momento justo,
oportuno, necesario.
A pedido de mi
Espíritu que,
al parecer
lo ansiaba
imperiosamente
para devolver
la vida, la
alegría y
el sentir dichoso.
Qué hacer
Para decírtelo,
Para que sepas
Todo lo que fuiste, sos
Y serás en mi
peregrinar
por los laberintos
del interior del Ser,
muchas veces cansado,
pesado, lento y
sin siquiera ver o intuir
siquiera
una salida.
Si hay una entrada, es que
hay una salida, me dije,
eterna, inmutable, increada,
Imperecedera .

José Luis Planas Osorio
Cruz del Eje, 13 de Diciembre de 2007







deambular



Deambular sin sentido
por los oscuros, lúgubres
pasadizos y galerías
del laberinto de nuestras
emociones, pasiones y
obsesiones ,sin encontrar
la salida, o al menos
un resquicio de luz al final
del túnel, no es acto
de locura, sino de
lucidez y del darnos
cuenta de que la prisión
en que fuimos colocados
por nosotros mismos,
por ese estado emocional
y por los designios cósmicos de
Aquél, que la creó con su
aliento pútrido, no es
la única realidad.
Toda creencia es
perseverancia en el error,
profundo desaliento y
mentira piadosa.
Todo proviene de EL,
Y hacia El retorna.
Escapar de la ilusión,
forjar un destino por fuera
de la Gran Mentira
es un desafío de
proporciones cósmicas,
pero quizás
imprescindible.

José Luis Planas Osorio
Cruz del Eje, 3 de Diciembre de 2007








.........................................................................





Gabriel Impaglione
1958-


Poeta y periodista radicado en Luján, Buenos Aires. Publicó "Echarle pájaros al Mundo", ediciones Panorama, BsAs, 1994; "Breviario de Cartografía Mágica", Edit El Taller del Poeta, Galicia, 2002;" Bagdad y otros poemas", Edit. El taller del Poeta, Galicia, 2003. Poemas Quietos, Edit. Mizares, Barcelona, 2002, (compartido). Publica en más de una treintena de publicaciones en la Web y en diarios y revistas. ha obtenido premios y menciones y su poesía se lee periódicamente en diversos programas radiales. Edita en sociedad el portal www.lujanargentina.com el sitio de la ciudad de Luján y el semanario digital Noticias de Luján.



PREGUNTO: ¿DÓNDE ESTÁN LOS NIÑOS?




He visto las mismas bombas que astillaron Bagdad como una antigua magnífica cerámica caer con su bramido de roja singladura sobre Beirut. ¿Es verdad que el miedo se espesa hasta hacer coraza de la piel ardida? ¿Cuánta muerte, Andrés, amigo mío, significa Israel partida por la rabia? ¿Se puede medir la gravedad del miedo, la profundidad de la sangre? ¿Cómo se dice: ¡Basta! para que se entienda? ¡Cuántos muertos sin muerte en los refugios donde también se apilan desmemorias! ¿Es verdad que en Beirut las calles conducen sólo a una gran tumba abierta? ¿Dónde están los niños? ¿Han sobrevivido las muchachas que resplandecían detrás de los inmensos ojos negros? ¿Va de cadáver en cadáver la poesía que abrió las ventanas del Líbano a paisajes de andamios y de pájaros? ¿Dónde esta los niños? ¡Dónde! ¡Dónde están los niños! Generales, mercaderes de armas, traficantes de banderas, secuaces del imperio: ¡dónde están los niños! Si es verdad que las heridas lloran gotas de respuestas rotas, el aire es espada que destroza la mano que la empuña. ¿Porqué Joumana los verdugos cuando todo pedía por el canto? ¡Dónde están los niños! ¿Junto a los huesos de sus padres en las cárceles y los centros de tortura? ¿Bajo la lluvia de plomo a mansalva? ¿En las orillas de las ciudades sitiadas por el odio? Las mismas bombas que una vez y otra se repiten imbéciles, ciegamente imbéciles sobre plazas, mercados, aulas y cocinas, sobre los niños del Líbano y Palestina,sobre todas las conciencias también caen ahora sobre mi casa.




POÉTICA



Abrir los pasadizos secretosde las horas deshojadas,a tientas intentarlos,ocupando las manos,la terca voluntad de taladro,la inconsciencia empuñandoel oficio de topo abecedario.En el final de cada túnela veces, la poesía.



............................................................................




la oscuridad




me gusta la oscuridad
en la oscuridad pierdo mis limites y me disuelvo en algo que no tiene nombre.
la oscuridad , la que no tiene ni pasado ni futuro,
solo un eterno presente .
caminando de noche por la calle mitre(el umbral) hacia san antonio,la oscuridad me inunda como a una esponja.
me hace vibrar como vibran los eucaliptus de al lado del rio de san marcos a la siesta.
me hace vibrar, me inunda y me impulsa; y con ese impulso llego a un cruz del eje anterior, muy anterior,tan anterior tan antiguo que ya no se llama cruz del eje .
la misma oscuridad me susurra el nombre, contenido adentro de un viento entre oscuro y satinado.
pero yo no lo entiendo.
sigo caminando por un sendero en ese lugar cuyo nombre es una sombra...me adentro mucho ,ahora guiado por el viento.
y despues de un rato de andar me encuentro con un chaman,viejo muy viejo,su piel es de algarrobo.
se esta riendo, con una risa cascada que mas que risa parece llanto , o canto.
el viejo inhala el viento y exhala su risa de fluido oscuro ,hecha de dulce amargo como la algarroba.
me mira y me señala algo.
cuando miro pa´lao que señala, veo a un niño indio pequeño muy pequeño.
este niño esta crucificado y su cruz esta ardiendo y lo esta quemando.el niño esta ardiendo.
el niño llora lagrimas de fuego que de alguna manera caen en mi corazon,lo llenan como a un cuenco de barro.
el cuenco lleno se desborda y yo me largo a llorar.
antes de darme la vuelta para irme hecho una ultima ojeada a esa vision , y compruebo con intensisima trizteza que el rostro del niño indio es el mio propio.





autor : rajmah


........................................................................................



REVISTA DIGITAL DE CULTURA MACEDONIO
31 Enero 2008 Belarte


Sumario :
La Querella Hispánica de Borges. 1 / Textos de Macedonio Fernández. 5 / “He sido un asesino psicópata”. 7 / La Herejía de los Cátaros. 11 / Los FF.CC. en Cruz del Eje.: Imágenes del recuerdo . 13 / Gratitud. 14 / 40 años de alegría. 17 / 40 años de ”Les Luthiers”. 19 / Otra fuente de Riqueza: la creatividad. 20 / Insólito Maltrato. 22 / Juan Ramón Giménez. 25 / Libro Negro de los Illuminati. 26 / Resucitando a Enrique Santos Discépolo. 27 / La Red, vidriera del Destape Virtual . 32 / Nihilista de Profesión. 36 / Poemas JLPO. 40 / Gabriel Impaglione. 42 / La oscuridad . 44

zdj001, Piwnica Agharta

JOSE
LUIS
PLANAS
OSORIO
Ediciones JLPO / Paraguay 76 / Cruz del Eje / TE: 421580 / $ 10 Pesos